Entradas populares

31 de mayo de 2019

FELIPILLO, BAYANO Y ANTÓN MANDINGA


Por Felipe Argote


La tribu mandinga procede del África occidental. Está ubicada en la actual región conocida como Sierra Leona al sur de Guinea, al norte y este de Liberia, la república inventada por la Sociedad Americana de Colonización, cuyo objetivo era solucionar el problema del racismo en los Estados Unidos, que en ese momento consistía en un número cada vez mayor de negros libres, enviando a todos los negros norteamericanos libres a África. El presidente norteamericano James Monroe da el impulso a la idea, así que el senador blanco Robert Stockton compra a punta de pistola 1000 kilómetros en el área luego llamada Liberia por 300 dólares en especie a tribus locales, a su capital se le llama Monrovia y la bandera de la colonia negra en África se diseñó similar a la norteamericana, pero con una sola estrella. Allí enviaron a negros libres que rápidamente establecieron un sistema de apartheid en donde solo los negros procedentes de EE. UU., el 3% de la población. eran ciudadanos, no así los negros africanos denominados por ellos tribesmen.

De Sierra Leona, llamado anteriormente Mandinga, durante el siglo XVI el creciente imperio español y portugués envían barcos para atrapar negros y convertirlos en esclavos. Estos territorios habían sido ocupados siglos atrás por árabes de religión islámica por tanto muchos de sus esclavos se confesaban musulmanes o bien combinados con el animismo original de África.

De entre los esclavos cazados como animales por españoles y portugueses en África, traídos a nuestras tierras al otro lado del océano, surgieron líderes que huyeron con sus seguidores de la esclavitud internándose en la selva. Estos fueron llamados por los españoles cimarrones. Formaron pueblos conocidos como palenques desde lo que hoy se denomina Chepo por el nombre del cacique Chepiú que en lengua indígena significa albino. También en lo que hoy es el Bayano por el líder cimarrón, hasta las selvas de El Darién y las costas del Caribe.

En el siglo XVI aparece la figura de Felipillo, primera generación de negros esclavizados nacidos en Panamá. Huyó del archipiélago de Las Perlas en donde era obligado a bucear perlas donde muchos morían ahogados, junto con un puñado de seguidores. Se instaló en el golfo de El Darién donde creó un palenque. El éxito del poblado donde este negro de gran inteligencia adiestró a sus seguidores en el arte de la caza, la pesca y la agricultura atrae a muchos negros que huyen en las noches de los pueblos españoles donde se les esclavizaba. El crecimiento del palenque tanto como la pérdida de mano de obra esclava hace que los esclavistas del gobernador de Panamá Sancho Clavito envíen una tropa dirigida por el capitán Francisco Carreño. Felipillo organiza a sus seguidores quienes presentan fiera lucha a los esclavistas, pero la superioridad en las armas de fuego del ejercito español lo hace sucumbir.

Tomado prisionero, el cruel capitán Carreño hace amarrar las extremidades del líder cimarró en cuatro caballos desmembrándolo salvajemente ante la mirada de sus seguidores. Luego destruye totalmente el poblado. Los sobrevivientes son llevados de vuelta a la esclavitud.

Posteriormente surge el liderazgo de Bayano. Capturado en Mandinga por los esclavistas fue traído y vendido en Panamá también en el siglo XVI unos años después del asesinato de Felipillo. También se cree que es de origen oruba, un grupo étnico con mucha riqueza cultural por su religión compleja conocida en América como la regla Osha-Ifa o santería donde los oruba siguieron desarrollando su religión escondiéndola tras la supuesta creencia en los santos católicos.

Se asegura que Bayano llegó a Panamá en un barco negrero donde lideró una rebelión en 1552. Tres años antes había sucumbido Felipillo por la superioridad de las armas españolas. Bayano reorganizó el alzamiento creando al inicio un palenque en el pueblo conocido como Reconcholón a orillas del actual rió que lleva el nombre del líder esclavo. Allí llegó a congregar más de 1,200 guerreros. El salvajismo del capitán Francisco Carreño que desmembró a Felipillo hace que los guerreros cimarrones luchen con gran fiereza ante la posibilidad de verse derrotados y tener el mismo destino del caudillo del archipiélago de La Perlas que llegó a abrazar la religión cristiana pensando quizás que los españoles serían más sensatos o menos salvajes con un correligionario.

El mandinga Bayano en cambio no les dio cuartel a las tropas colonialistas hasta que, en 1655, tres años después de iniciada la guerra, se acuerda una tregua. Los españoles proponen un pacto en donde se establezca un limite al palenque. En medio de la negociación, como solían hacer los europeos, toman prisionero al líder Bayano por ordenes del gobernador Pedro de Usrúa. Los sobrevivientes esclavos del acto vil y traicionero huyen hacia lo que es hoy nombre de Dios y el pueblo hoy denominado Palenque en el Caribe. Allí se hacen fuertes. A pesar de ataques esporádicos estos palenques no pudieron ser eliminados y se convirtieron en refugios de los negros libres.

Se dice que luego de su arresto Bayano fue enviado al Perú y posteriormente a Sevilla, España, donde falleció libre. Pero esta es una versión de los españoles que probablemente la inventaron para evitar la furia de los negros libres a quienes peyorativamente llamaron cimarrones por defender su libertad.

Posteriormente surgieron nuevos líderes como Luis Mozambique, oriundo de Etiopía y Antón Mandinga en el Caribe, cerca de Portobelo y Nombre de Dios quienes se aliaron con piratas ingleses para defenderse de los españoles. Estos piratas les proveían de armas a cambio de información y acompañamiento en sus incursiones. 

En 1575, cuando se hace el primer conteo de población negra que se tienen referencia, según el cronista y oidor Criado de Castilla se contabilizaron 5,600 negros de los cuales 2,500 eran negros cimarrones fugados a las montañas. En ese momento se calcula que habían alrededor de 800 españoles o descendientes de españoles nacidos en Panamá

Si te pareció interesante, te recomiendo:

LOS DIAMANTES SON ETERNOS
ZAMINAMINA
MADIBA
LA SEÑORA PLEA Y EL NIÑO TAUNG
EL IMPERIO GOKOMERE
EL KALAHARI: SURICATOS Y BOSQUIMANOS