Entradas populares

26 de noviembre de 2010

LUDWIG HEINRICH EDLER VON MISES

Por: Felipe Argote


Ludwig Von Mises frente al Akademishes Gymnasium

Aprovechando un viaje de negocios me leí en el avión el libro que me recomendó y entregó con tesón el colega y compañero de pesca David Saied: Política Económica de Ludwig Von Mises. Tenía planeado terminarme el que ya había iniciado, el voluminoso libro de Joseph Stiglitz: Freefall publicado el mes pasado, mucho más actual por supuesto y de tendencia opuesta a la de Von Mises, pero finalmente opté por leer el del austriaco. Tal vez me sedujo el hecho que no cubriera más de 110 páginas de contenido. El libro es la transcripción de una de seis conferencias dictadas por Ludwig Von Mises en Buenos Aires Argentina en 1959.

Sobre el libro de Stiglitz ya escribiré en un próximo artículo. Pero veamos lo que tiene que decir Ludwig Von Mises.
Seguidor de la denominada escuela austriaca del pensamiento económico, Von Mises confiesa haber abrazado esta tendencia a partir de la lectura en 1903 del libro Principios de Economía Política de Carl Menger. (Ver mi artículo: NEOLIBERALISMO PARTE I en este mismo blog: http://elblogdefelipeargote.blogspot.com/2010/01/por-felipe-argote-para-iniciar-la.html

El libro es muy bueno porque desnuda sin empacho los aspectos fundamentales del neoliberalismo, lubricado por la fluidez que tiene la transmisión verbal de las ideas. En esta publicación no hace más que reafirmar la perspectiva de apasionados del mercado de esta corriente económica. Muchos de sus elementos por supuesto son rescatables. Explica muy bien cómo la exagerada emisión monetaria de los gobiernos va en detrimento de la población en general y cómo esta práctica lleva a la inflación. Esto es muy aplicable a la actual guerra de divisas que sostienen los países grandes, con el aporte de que actualmente la globalización determina que esa práctica no solo es perjudicial para el país emisor, sino que tiene sus efectos negativos en toda la economía mundial, que sin duda nos llevará a corto plazo a una espiral inflacionaria.

Ahora, el problema con Von Mises es que en su fetichismo al mercado coloca en un solo saco al gobierno comunista de la Unión Soviética, la Alemania de Hitler y… a John Maynard Keynes!!! ¡Vamos! Instituye que por definición toda participación estatal en la economía nos lleva a la ruta del servilismo, que solo la minimalización del estado, que no llega pero rosa la posición anárquica de su desaparición, nos hace libres.

Defiende la libertad del consumidor, quien como él mismo lo afirma, “tiene el derecho de ser estúpido”.

Creo sinceramente que si Von Mises hubiera vivido para ver cómo el esquema Ponzi, mejor conocido como la pirámide, quebró a Albania en 1997 hubiera matizado su opinión. (Ver Fraude Financiero en http://elblogdefelipeargote.blogspot.com/2010/01/por-felipe-argote-cada-vez-que-leo.html)

Von Mises defiende el patrón oro ya que a su juicio este es independiente de los gobiernos y sus intereses políticos. Recordemos que este patrón se vino abajo cuando Nixon se negó a honrar en 1971 el cambio de dólares por oro.

El muy prestigioso economista vislumbra la migración de capitales en sustitución de la migración de personas para balancear las posibilidades de los países pobres de elevar su nivel de vida y salir del subdesarrollo. Esta migración de capitales es lo que determinará, a criterio de Von Mises, el progreso de los países por razón de la inversión extranjera que busca bajar sus costos mediante la reducción entre otros en los gastos salariales, por lo que se trasladarán a los países mas atrasados en donde existe un mayor nivel de desempleo. Esto es así ya que el control sobre las migraciones a los países desarrollados, que sería el lógico determinante de reducción salarial, esta limitada por los países de mayores ingresos. Pero sobre esta barrera migratoria el autor dice que “no dispongo del tiempo para analizar este problema de las barreras a las migraciones” con lo que se desentiende de un elemento fundamental para la ecuación del libre mercado a nivel mundial.

Ayn Rand

Definitivamente el de la corriente austriaca, como prefieren ser denominados los neoliberales a ultranza, no toma en cuenta los elementos que modifican el libre mercado tal como las subvenciones de los países desarrollados a sus productores y ahora la presión hacia los países subdesarrollados para que las empresas y los ciudadanos paguen impuestos en sus países de origen, donde no se realiza el negocio, las ahora famosas listas negras. El pago de estos impuestos reduce la posibilidad de que los capitales migren o que las ganancias migren con lo que nuevamente el libre mercado, desde una perspectiva global, queda limitado por el peso político de los países de mayor envergadura.

Von Mises nació en 1881 en Galitzia que era en ese momento parte del imperio Austro Húngaro, hijo de un ingeniero de ferrocarriles y hermano del físico Richard Von Mises. Estudió en el Akademishes Gymnasium y en la Universidad de Viena. Mucha de la difusión de su pensamiento y obra se le debe a la rusa nacionalizada norteamericana Ayn Rand, filósofa y escritora minarquista famosa por su best seller El Manantial.

23 de noviembre de 2010

LA CALLE DEL ESPANTO DE RICHARD BROOKS

Por: Felipe Argote


A partir de la bajada de Salsipuedes se entretejen historias paralelas concatenadas y dispersas repetitivas y difusas. Una amalgama de temas en donde se desarrollan desde lo autobiográfico a lo ensayístico, del cuento a la novela. Es un bazar persa, una lluvia de ideas, es como tomar el genoma y revolverlo sobre una mesa. Es en síntesis un Salsipuedes literario.

El profesor Ricardo Ríos tomó la decisión del desarrollar el libro más loco de la literatura universal y sin duda lo ha logrado. Mientras se desarrolla la confusa temática se insertan opiniones de diversos escritores panameños sobre la novela y luego siguen capítulos de la misma. Es una verdadera locura.

La calle del espanto es la historia de hormiguita, sus correrías con palillo y el grillo, su adolescencia y su maduración hasta llegar a la presidencia de la republica.

Cual Forest Gump, hormiguita estuvo presente en todos los momentos históricos del país como protagonista, pero nunca olvidó su raíces, su niñez de huérfano en Salsipuedes, donde creció culturalmente leyendo los libros que vendía en el puesto de libros usados. Allí fue donde fortaleció su carácter mientras se preguntaba las razones por las que su madre lo abandonó al nacer, donde descubrió que aquella señora que lo ayudaba ocasionalmente era su propia madre, quien lo buscó desde poco después en que en un ataque de terror lo abandonó en el Santo Tomas.

La calle del Espanto es una historia de heroicidad donde se suma el heroísmo individual con el coectivo del conjunto de la sociedad.

Richard Brooks, el seudónimo del profesor Ricardo Arturo Ríos, quien es sin duda el que mayor impulso le ha dado a la lectura literaria en Panamá. Por muchos años sus círculos de lectores y su programa radial han sido agua fresca en el desierto que representa el impulso de las letras en nuestro país. El seudónimo Brooks lo utiliza en memoria de su abuelo Richard quien llegó a Taboga procedente de Irlanda. Fue en Taboga done un cura conservador le cambió a su descendencia el apellido Brooks bautizándolos con el de Ríos por la traducción de riachuelo que significa el apellido en español.

Felicito al profesor Ríos por esta publicación que ya ha dado mucho de que discutir en las tertulias literarias de nuestro país.

13 de noviembre de 2010

MAS PERDIDO QUE EL HIJO DE LINDBERGH

CAMPO LINDBERGH


Por Felipe Argote

Charles Augustus Linberg
Charles Augustus Lindbergh vivió una vida signada por la controversia. Fue una de esas personas que se ven involucradas en actos históricos polémicos, a propósito veces, y otras aun sin intentarlo.

Fue hijo de un inmigrante sueco homónimo, senador por el estado de Michigan, de extrema derecha, cuyo eje temático fue luchar por que los Estados Unidos no se involucraran en la primera guerra mundial.

En muchas publicaciones se dice y en otras se infiere que Charles Lindbergh fue el primer ser humano en cruzar el atlántico en un avión. Esto no es cierto. Ocho años antes que Lindbergh, los ingleses John Alcock y Arthur Brown, dos pilotos británicos, habían logrado un premio de 10,000 libras esterlinas otorgadas por el periódico londinense Dayli Mail. Habían volado un bombardero modificado desde una isla ubicada en Canadá llamada New foudland o Terranova por ser bautizada por el navegante italiano Giovanni Caboto en 1497, aunque esta tierra fue primero descubierta por los vikingos en el año 1,000 DC, la antigua Vindland descubierta por Leif Erikson, hijo del legendario Erik el rojo fundador de Islandia.

John Alcock y Arthur Brown
Alcock y Brown lograron cruzar el atlántico y aterrizar en Clifden, Irlanda el 14 de junio de 1919. El premio por su hazaña fue entregado personalmente por Winston Churchill

De lo que se le pude otorgar a Lindbergh es ser el primero en cruzar el atlántico en solitario. Esto lo logró piloteando su monoplano bautizado Espíritu de San Luis en 1927, ocho años después que los ingleses.

El francés Raymond Orteig, quien se había nacionalizado estadounidense, había ofrecido la suma de 25,000 dólares a aquel que cruzase el Atlántico en avión, pero específicamente de Nueva York a Paris. Lindbergh despegó del aeródromo Roosevelt en Long Island el 20 de mayo de 1927 y llegó a París 34 horas después cuando aterrizó en el aeropuerto Le Bourget. Como apreciamos tanto Lindbergh como Alcock y Brown despegaron de una isla y no de territorio continental.

Lindbergh, luego de su proeza, visitó varios países como consultor aeronáutico, pues los norteamericanos estaban interesados en iniciar una ruta postal entre Estados Unidos y sus bases en Cuba y Panamá. En su viaje a Panamá se planeaba que aterrizara en el área de la Zona del Canal sin embargo su vuelo se desvió y terminó en un campo denominado Piña- Piña cerca de Matías Hernández en el distrito de Juan Díaz el 9 de enero de 1928. Fue recibido como héroe nacional en el pueblo que en ese entonces era Panamá. Salió a la carrera la banda republicana tras el presidente quien se colocaba apurado la banda presidencial mientras luchaba por no perder los pasos de las autoridades norteamericanas. Le otorgaron las llaves de la ciudad, se le paseó por la Avenida Central que era la única pavimentada y hasta se le organizó un tamborito en el paseo de las bóvedas. Finalmente se le bautizó en su honor al campo de Piña-Piña "Campo Lindbergh."

Un año después, el 3 de febrero de 1929, regresó Lindbergh, esta vez a Colón aterrizando en el aeropuerto de France Field con la primera valija de correo procedente de Miami. Lo recibieron las autoridades norteamericanas, recordemos que en aquellos tiempos la mayor parte de las posiciones directivas del gobierno panameño eran ocupadas por ciudadanos norteamericanos. En este caso el director de Correos, Crede Calhoun y el administrador de la oficina de correos, Gerald Bliss

Pero lo que realmente lo inmortalizó fue la tristemente célebre desaparición de su primogénito en 1932. Dada su fama internacional el secuestro fue noticia a nivel mundial y generó la famosa frase: “Tu estas mas perdido que el hijo de Lindbergh”. El niño estuvo perdido por unos meses hasta que su cadáver fue encontrado a unos metros de su casa. Esto abatió mucho a la familia que se trasladó a vivir a Europa.

Lo amado que fue Charles Lindbergh por el pueblo norteamericano se transformó en impopularidad cuando éste hizo campaña por el aislacionismo de Estados Unidos en la segunda guerra mundial. Confesó ser admirador de Adolf Hitler y antisemita, partidario de los partos selectivos y de las razas superiores.

No se qué sentirían las autoridades panameñas que lo habían recibido con bombos y platillos y qué estaría pensando el racista Lindbergh mientras observaba a los panameños bailando el tamborito en el paseo de las bóvedas.



Si te pareció interesante, te recomiendo:
LA BIBLIOTECA DE ALEXANDRIA
APOLOGÍAS Y FILÍPICAS


LA LEY DE SAY

JEAN BAPTISTE SAY
Por: Felipe Argote


Loi des débouchés o la Ley de los Mercados plantea que en última instancia los productos se intercambian en el mercado por otros productos o dicho de otra manera toda oferta crea su propia demanda. Según esta ley todo producto se paga con producto. La lógica es que cualquiera que produce un bien está deseoso de salir a cambiarlo por una compensación económica. Luego este productor está impaciente por recibir esta compensación porque desea utilizar el dinero para adquirir un bien con lo que crea una demanda igual a la oferta de su producto inicial.

El que enuncia esta elaboración teórica es Jean Baptiste Say un economista clásico que publico el Tratado de de Economía Política en 1804. Nació en Francia en 1767 y murió en 1832.

Este es un economista ubicado en la corriente clásica que logró la celebridad mediante la presentación de la llamada Ley de los Mercado ahora conocida como Ley de Say. La conclusión de su enunciado determina que es entonces imposible que existan periodos prolongados de sobreproducción o de subconsumo porque todos los productores tienen como objetivo la adquisición de otros productos luego de completar la realización de su producto mediante el adquisición de un monto determinado de dinero.

Esto siempre que no haya interferencias tales como guerras, plagas, malas influencias o decisiones de los gobiernos que interfieren con la actividad económica. Sin embargo Say tuvo sus detractores. Primero Malthus y un siglo después Keynes quienes rechazan la imposibilidad de subconsumo con el argumento de que puede existir acaparamiento.

Say era contrario a la llamada Teoría del Valor Trabajo de Smith y Ricardo sustentando que el valor de un producto es igual a la utilidad que les brinda a las personas que lo adquieren. Esa utilidad es pues relativa ya que depende de las necesidades de cada persona, del tiempo y del lugar. Esto es pues un criterio que sustenta que el valor del una mercancía no es objetivo como aboga la teoría del valor trabajo en donde el valor de un producto es el valor necesario para producirlo medido en hora hombres sino por el contario es un valor subjetivo ya que depende de los gustos y necesidades de los demandantes.

Esta concepción es luego impulsada por los marginalistas e influye por tanto en la concepción neoclásica de la economía.

7 de noviembre de 2010

JOHN STUART MILLS

Por: Felipe Argote



John Sturat Mills y su esposa Harriet
Nació en Londres en 1806. Considerado el último de los representantes de la economía clásica fue el mayor exponente del llamado utilitarismo del que según su autobiografía había sido el primero en mencionar el término. Sin embargo investigaciones posteriores demuestran que fue su padrino Jeremy Bentham quien propuso antes que él crear la llamada secta del utilitarismo. El utilitarismo no es otra cosa que un consecuencialismo hedonista. Esto es así porque mide las acciones dependiendo de sus resultados o consecuencias y la forma de medirlo se basa en la cantidad de satisfacción que se recibe de estos resultados o sea hedonismo, que es una doctrina filosófica que considera como fin último de la existencia del ser humano la búsqueda de la felicidad y la supresión del dolor. Epicuro, un filósofo griego nacido en la isla de Samos en el 341 antes de Cristo fue el precursor de esta doctrina. Según esta filosofía el fin último de todo ser humano es la búsqueda de la felicidad y todas las metas que se propone no es más que un medio para este fin.

Su obra principal fue “Principios de Economía Política con algunas de sus aplicaciones a la filosofía social”. Mills divorciaba las leyes de la producción de las leyes de la distribución. Según su teoría, que en su autobiografía coloca como su mayor aporte, la producción se basa en leyes naturales que por tanto no pueden ser variadas por el hombre. En cambio la distribución de la producción se basa en arreglos sociales y por tanto sí son materia de variación según las condiciones de los actores sociales. En esto se basan sus críticos para etiquetarlo como ecléctico.

Desde niño Mills deslumbró con su gran inteligencia. A los diez años hablaba el griego y el latín y leía a los clásicos de la fuente primaria. Era seguidor de los pensamientos de David Ricardo y Adam Smith y ocupó un escaño en la cámara de los comunes del parlamento inglés.

Fue considerado ecléctico porque se separaba de la mayor parte de los economistas clásicos en cuanto a su posición sobre los factores de producción. En un momento planteó que la propiedad privada era un derecho relativo y que podía ser sobrepasado si se consideraba necesario para el bien público. Primero planteó que lo mejor para la sociedad era un modelo socialista de desarrollo, pero luego se retracta y plantea que lo más conveniente es el modelo capitalista.

Harriet Taylor
Recordemos que Mills ocupaba un escaño en el parlamento inglés de modo que más de una vez se retracta de sus propios postulados, tal vez por cálculo político.

Este economista inglés es además considerado uno de los primeros luchadores hombres por algunos de los derechos de las mujeres. Respaldaba la educación de las mujeres en un momento histórico en que aquellas estaban relegadas al hogar y en su gran mayoría eran analfabetas, cuando la sociedad no solo no impulsaba si no que reprimía la educación de la mujer. La gran influencia de su amiga por veintiún años quien luego se convirtió en su esposa por veintitrés años Harriet Taylor determinó que Mills se convirtiera en defensor de la educación de la mujer, argumentando que era ella quien educaba a los niños en sus primeros años y cómo iba a educarlos si ella misma no estaba instruida.

John Stuart Mills murió el 8 de mayo de 1873 en Aviñón, Francia.

5 de noviembre de 2010

MEMORIA DEL FUEGO

Por Felipe Argote



Una sistemática elaboración cronológica de citas analizadas desde antes de la llegada de los colonialistas europeos en 1492 hasta 1700. Es la primera de una trilogía.

La primera parte del libro se la dedica a un listado de las creencias de diferentes tribus que ocupaban América antes de su colonización. Se habla de la creación, del tiempo, del sol y la luna, del arcoíris, el lucero, el fuego. Luego los animales: el oso, el caimán, el conejo, el cóndor y las historias que los primeros pobladores de nuestras tierras entretejían a partir de su observación.

Esta parte en realidad me pareció pesada y confieso que me salte algunos animales.

Luego viene una cronología de sucesos que incluye aspectos de la salvaje aniquilación de dos terceras partes de los pobladores de nuestro continente con historias de Tenochtitlán, Perú; Quito; Chile; Guatemala, Panamá; Paraguay y Brasil entere otros, todo respaldado por las citas de la fuente.

Puritanos llegando a lo que llamaron El Nuevo Mundo
El libro es un brillante ensayo que recoge la verdadera historia de la aniquilación de nuestros antepasados. Algunos pasajes son tan reveladores que a pesar de que sucedieron hace quinientos años igual causan profunda indignación. Tal es el caso del testimonio de John Underhill, un puritano de Connecticut que narra su participación en una matanza de indios pesquot. Esto es solo una parte del relato:

“Muchos murieron quemados en el fuerte, otros fueron forzados a salir y nuestros soldados los recibían con la punta de la espada. Cayeron hombres mujeres y niños. Había unas cuatrocientas almas y ni siquiera cinco lograron escapar. Grande y lastimosa fue la visión de la sangre para los jóvenes soldados que nunca habían estado en guerra viendo tantas almas que yacían boqueando en el suelo y tan amontonados que en algunas partes no se podía pasar. A veces las escrituras declaran que las mujeres y los niños deben perecer junto a sus padres. A veces se dan casos distintos pero no vamos a discutir sobre eso. Suficiente luz recibimos de la palabra de Dios en nuestros procederes."


Opechancanough
 Interesante es el relato de Opechancanough, hijo de un jefe indio Powhatan en la la villa de Kiskiack en Virgina, que habiendo sido atrapado herido en batalla a la edad de diecisiete años se le llevó a Cádiz, en donde impresionados de su inteligencia se le enseño el español, se le vistió con ropas de la época e inclusive se le puso un nombre castizo: Luis de Velasco. Luego se le llevó a México donde trabajó con los jesuitas. Finalmente se le llevó de vuelta a Virginia para servir de traductor en su propia tierra. Allí la gente pensó que había regresado de la muerte. Vio que de las veintiocho comunidades que había dejado sobrevivían once y al resto se le daba a escoger entre la diáspora o la guerra, que de los treinta mil indios quedaban tres mil. Una noche se desnudo, se puso su tapa rabo, degolló a todos los jesuitas y volvió a llamarse Opechancanough. Se convirtio en jefe de la tribu luego de la muerte de su hermano hasta que fue asesinado por la espalda por un soldado inglés cuando ya tenia entre noventa y cien años de edad.

Muy interesante es conocer que antes de la colonización los indios mapuches, esos indómitos nativos de lo que hoy es Chile, jugaban el hockey sobre pasto y que lo jugaban hombres y mujeres, tratándose tal vez de la primera mención de participación femenina en el deporte. Ahora lo sé porque en el libro de Galeano descubrimos que esta práctica se terminó gracias a la ignorancia de los supersticiosos invasores españoles. El capitán general Martin de Mujica en 1647 los prohibió mediante proclama. El llamado "juego de la chueca" que los mapuches practicaban según su tradición "golpeando una pelota con palos de punta corva en cancha rodeada de ramajes verdes." El que lo practicase sería castigado "con cien azotes si era indio y si era español con multa ya que se había difundido mucho entre la soldadesca."

Lautaro: el indomable jefe de los Mapuches
La razón de la prohibición era "para evitar pecados contra la honra de dios nuestro señor" porque según el capitán: "era una forma en que los indios se entrenaban para la guerra, además de que del juego nacen alborotos y que es una indecencia porque en la chueca juegan hombres y mujeres juntos vestidos apenas con plumas y pieles, y porque al comienzo invocan a sus dioses para que la bola le sea favorable y porque todos abrazados al final beben chicha a mares."

Eduardo Germán María Hughes Galeano nació en Uruguay en 1940. Sin duda su libro más conocido es Las venas abiertas de América Latina publicado en 1971 traducido a más de veinte idiomas y prohibido por las dictaduras de Pinochet en Chile, de Videla en argentina y de Bordaberry en Uruguay

Se caso con Silvia Brando con quien tuvo una hija, Verónica, luego con Graciela Berro con quien tuvo una hija, Florencia y un hijo, Claudio y luego se casó por tercera vez con Helena Villagra.