LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

26 de noviembre de 2010

LUDWIG HEINRICH EDLER VON MISES

Por: Felipe Argote


Ludwig Von Mises frente al Akademishes Gymnasium

Aprovechando un viaje de negocios me leí en el avión el libro que me recomendó y entregó con tesón el colega y compañero de pesca David Saied: Política Económica de Ludwig Von Mises. Tenía planeado terminarme el que ya había iniciado, el voluminoso libro de Joseph Stiglitz: Freefall publicado el mes pasado, mucho más actual por supuesto y de tendencia opuesta a la de Von Mises, pero finalmente opté por leer el del austriaco. Tal vez me sedujo el hecho que no cubriera más de 110 páginas de contenido. El libro es la transcripción de una de seis conferencias dictadas por Ludwig Von Mises en Buenos Aires Argentina en 1959.

Sobre el libro de Stiglitz ya escribiré en un próximo artículo. Pero veamos lo que tiene que decir Ludwig Von Mises.
Seguidor de la denominada escuela austriaca del pensamiento económico, Von Mises confiesa haber abrazado esta tendencia a partir de la lectura en 1903 del libro Principios de Economía Política de Carl Menger. (Ver mi artículo: NEOLIBERALISMO PARTE I en este mismo blog: http://elblogdefelipeargote.blogspot.com/2010/01/por-felipe-argote-para-iniciar-la.html

El libro es muy bueno porque desnuda sin empacho los aspectos fundamentales del neoliberalismo, lubricado por la fluidez que tiene la transmisión verbal de las ideas. En esta publicación no hace más que reafirmar la perspectiva de apasionados del mercado de esta corriente económica. Muchos de sus elementos por supuesto son rescatables. Explica muy bien cómo la exagerada emisión monetaria de los gobiernos va en detrimento de la población en general y cómo esta práctica lleva a la inflación. Esto es muy aplicable a la actual guerra de divisas que sostienen los países grandes, con el aporte de que actualmente la globalización determina que esa práctica no solo es perjudicial para el país emisor, sino que tiene sus efectos negativos en toda la economía mundial, que sin duda nos llevará a corto plazo a una espiral inflacionaria.

Ahora, el problema con Von Mises es que en su fetichismo al mercado coloca en un solo saco al gobierno comunista de la Unión Soviética, la Alemania de Hitler y… a John Maynard Keynes!!! ¡Vamos! Instituye que por definición toda participación estatal en la economía nos lleva a la ruta del servilismo, que solo la minimalización del estado, que no llega pero rosa la posición anárquica de su desaparición, nos hace libres.

Defiende la libertad del consumidor, quien como él mismo lo afirma, “tiene el derecho de ser estúpido”.

Creo sinceramente que si Von Mises hubiera vivido para ver cómo el esquema Ponzi, mejor conocido como la pirámide, quebró a Albania en 1997 hubiera matizado su opinión. (Ver Fraude Financiero en http://elblogdefelipeargote.blogspot.com/2010/01/por-felipe-argote-cada-vez-que-leo.html)

Von Mises defiende el patrón oro ya que a su juicio este es independiente de los gobiernos y sus intereses políticos. Recordemos que este patrón se vino abajo cuando Nixon se negó a honrar en 1971 el cambio de dólares por oro.

El muy prestigioso economista vislumbra la migración de capitales en sustitución de la migración de personas para balancear las posibilidades de los países pobres de elevar su nivel de vida y salir del subdesarrollo. Esta migración de capitales es lo que determinará, a criterio de Von Mises, el progreso de los países por razón de la inversión extranjera que busca bajar sus costos mediante la reducción entre otros en los gastos salariales, por lo que se trasladarán a los países mas atrasados en donde existe un mayor nivel de desempleo. Esto es así ya que el control sobre las migraciones a los países desarrollados, que sería el lógico determinante de reducción salarial, esta limitada por los países de mayores ingresos. Pero sobre esta barrera migratoria el autor dice que “no dispongo del tiempo para analizar este problema de las barreras a las migraciones” con lo que se desentiende de un elemento fundamental para la ecuación del libre mercado a nivel mundial.

Ayn Rand

Definitivamente el de la corriente austriaca, como prefieren ser denominados los neoliberales a ultranza, no toma en cuenta los elementos que modifican el libre mercado tal como las subvenciones de los países desarrollados a sus productores y ahora la presión hacia los países subdesarrollados para que las empresas y los ciudadanos paguen impuestos en sus países de origen, donde no se realiza el negocio, las ahora famosas listas negras. El pago de estos impuestos reduce la posibilidad de que los capitales migren o que las ganancias migren con lo que nuevamente el libre mercado, desde una perspectiva global, queda limitado por el peso político de los países de mayor envergadura.

Von Mises nació en 1881 en Galitzia que era en ese momento parte del imperio Austro Húngaro, hijo de un ingeniero de ferrocarriles y hermano del físico Richard Von Mises. Estudió en el Akademishes Gymnasium y en la Universidad de Viena. Mucha de la difusión de su pensamiento y obra se le debe a la rusa nacionalizada norteamericana Ayn Rand, filósofa y escritora minarquista famosa por su best seller El Manantial.

6 comentarios:

  1. muy interesante Profesor. Sería de gran aporte a la opinión pública el conocer sus apreciaciones en torno al tema del impacto económico que resultaría un aumento en las pensiones, las alternativas de financiamiento.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Espero se lo pongas a tus estudiantes, y gracias por leerlo de primero. Por cierto, tengo una versión electrónica del libro.

    David Saied,

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, obviamente creemos en el mercado porque el mercado no es más que los seres humanos, y nosotros creemos en la humanidad. Contrario a Keynes que cree en la autoridad. La política fiscal y monetaria de Keynes está fracasando rotundamente en EUA y Europa, mientras que el mercado o los humanos (individuos) triunfamos en Panamá y Chile. Von Mises se hubiera opuesto a cualquier pirámide ya que estas son fraudes. Los fraudes, robos y estafas no son elementos del libre mercado, son simplementes actos ilegales. Los liberales clásicos creen en el estado de derecho, el respeto por la propiedad privada y que la libertad debe estar restringida por el no hacer daño a otros. Por ende se oponen a los fraudes y estafas, como las pirámides, porque las mismas buscan tomar ilegalmente la propiedad privada y se incumplen los contratos. Inclusive, Madoff tuvo sus estafas certificadas por el SEC; si no hubiera tenido licencia de la SEC menos personas hubieran sido estafadas. El estado con su falso sentido de seguridad y falsa "supervisión" crean riesgos ya que los ciudadanos se sienten seguros y toman posiciones que de lo contrario no hubieran tomado sin esa falsa "seguridad" estatal.

    ResponderEliminar
  4. Gracias David por tus comentarios ya que le dan prestigio al blog. Aunque no estemos de acuerdo en nuestras perspectivas siempre es bueno confrontar con personas inteligentes y con formación.
    Sobre las piramides la pregunta es quien define que es fraude y que no lo es ¿Acaso no es el estado?. El esquema de Murcia no engañaba a los inversionistas con falsas inversiones como lo hizo Madoff, simplemente no era sustentable, era una pirámide. Eso lo sabemos nosotros pero no el consumidor común y silvestre.

    Dame la versión electrónica para que sea mas accesible a los estudiantes.

    ResponderEliminar
  5. Es desalentador que un docente confunda el neolibralismo con el liberalismo, peor aun, que lo confunda con la economia austriaca... es casi tan vulgar como que un profesor de quimica confunda el agua con el aceite. Lamento aquellos infantes que transcurran por tus aulas, porque en el mejor de los casos, absorberan conceptos de cotillon y no reales.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu comentario anonimo. No soy profesor de infantes... soy profesor de maestria.

    ResponderEliminar