LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

5 de noviembre de 2010

MEMORIA DEL FUEGO

Por Felipe Argote



Una sistemática elaboración cronológica de citas analizadas desde antes de la llegada de los colonialistas europeos en 1492 hasta 1700. Es la primera de una trilogía.

La primera parte del libro se la dedica a un listado de las creencias de diferentes tribus que ocupaban América antes de su colonización. Se habla de la creación, del tiempo, del sol y la luna, del arcoíris, el lucero, el fuego. Luego los animales: el oso, el caimán, el conejo, el cóndor y las historias que los primeros pobladores de nuestras tierras entretejían a partir de su observación.

Esta parte en realidad me pareció pesada y confieso que me salte algunos animales.

Luego viene una cronología de sucesos que incluye aspectos de la salvaje aniquilación de dos terceras partes de los pobladores de nuestro continente con historias de Tenochtitlán, Perú; Quito; Chile; Guatemala, Panamá; Paraguay y Brasil entere otros, todo respaldado por las citas de la fuente.

Puritanos llegando a lo que llamaron El Nuevo Mundo
El libro es un brillante ensayo que recoge la verdadera historia de la aniquilación de nuestros antepasados. Algunos pasajes son tan reveladores que a pesar de que sucedieron hace quinientos años igual causan profunda indignación. Tal es el caso del testimonio de John Underhill, un puritano de Connecticut que narra su participación en una matanza de indios pesquot. Esto es solo una parte del relato:

“Muchos murieron quemados en el fuerte, otros fueron forzados a salir y nuestros soldados los recibían con la punta de la espada. Cayeron hombres mujeres y niños. Había unas cuatrocientas almas y ni siquiera cinco lograron escapar. Grande y lastimosa fue la visión de la sangre para los jóvenes soldados que nunca habían estado en guerra viendo tantas almas que yacían boqueando en el suelo y tan amontonados que en algunas partes no se podía pasar. A veces las escrituras declaran que las mujeres y los niños deben perecer junto a sus padres. A veces se dan casos distintos pero no vamos a discutir sobre eso. Suficiente luz recibimos de la palabra de Dios en nuestros procederes."


Opechancanough
 Interesante es el relato de Opechancanough, hijo de un jefe indio Powhatan en la la villa de Kiskiack en Virgina, que habiendo sido atrapado herido en batalla a la edad de diecisiete años se le llevó a Cádiz, en donde impresionados de su inteligencia se le enseño el español, se le vistió con ropas de la época e inclusive se le puso un nombre castizo: Luis de Velasco. Luego se le llevó a México donde trabajó con los jesuitas. Finalmente se le llevó de vuelta a Virginia para servir de traductor en su propia tierra. Allí la gente pensó que había regresado de la muerte. Vio que de las veintiocho comunidades que había dejado sobrevivían once y al resto se le daba a escoger entre la diáspora o la guerra, que de los treinta mil indios quedaban tres mil. Una noche se desnudo, se puso su tapa rabo, degolló a todos los jesuitas y volvió a llamarse Opechancanough. Se convirtio en jefe de la tribu luego de la muerte de su hermano hasta que fue asesinado por la espalda por un soldado inglés cuando ya tenia entre noventa y cien años de edad.

Muy interesante es conocer que antes de la colonización los indios mapuches, esos indómitos nativos de lo que hoy es Chile, jugaban el hockey sobre pasto y que lo jugaban hombres y mujeres, tratándose tal vez de la primera mención de participación femenina en el deporte. Ahora lo sé porque en el libro de Galeano descubrimos que esta práctica se terminó gracias a la ignorancia de los supersticiosos invasores españoles. El capitán general Martin de Mujica en 1647 los prohibió mediante proclama. El llamado "juego de la chueca" que los mapuches practicaban según su tradición "golpeando una pelota con palos de punta corva en cancha rodeada de ramajes verdes." El que lo practicase sería castigado "con cien azotes si era indio y si era español con multa ya que se había difundido mucho entre la soldadesca."

Lautaro: el indomable jefe de los Mapuches
La razón de la prohibición era "para evitar pecados contra la honra de dios nuestro señor" porque según el capitán: "era una forma en que los indios se entrenaban para la guerra, además de que del juego nacen alborotos y que es una indecencia porque en la chueca juegan hombres y mujeres juntos vestidos apenas con plumas y pieles, y porque al comienzo invocan a sus dioses para que la bola le sea favorable y porque todos abrazados al final beben chicha a mares."

Eduardo Germán María Hughes Galeano nació en Uruguay en 1940. Sin duda su libro más conocido es Las venas abiertas de América Latina publicado en 1971 traducido a más de veinte idiomas y prohibido por las dictaduras de Pinochet en Chile, de Videla en argentina y de Bordaberry en Uruguay

Se caso con Silvia Brando con quien tuvo una hija, Verónica, luego con Graciela Berro con quien tuvo una hija, Florencia y un hijo, Claudio y luego se casó por tercera vez con Helena Villagra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario