LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

6 de febrero de 2012

LOS ANTIGUOS NGÄBES Y EL DORADO DE PANAMÁ

Por: Felipe Argote


El último número de National Geographic, la prestigiosa revista norteamericana que se distribuye a nivel mundial presenta en la portada de su edición en español el articulo EL DORADO DE PANAMÁ LAS TUMBAS DE LOS ANTIGUOS JEFES CENTROAMERICANOS.

El interesante artículo firmado por A.R. Williams se refiere a los nuevos hallazgos en el sitio El Caño en la provincia de Coclé muy cerca, tan solo a tres kilómetros, del llamado Sitio Conte.
Evidentemente nuestros antepasados panameños, de los cuales desciendes los ngöbes-buglés y los gunas habían desarrollado una civilización en donde las labores de orfebrería estaban muy desarrolladas y existía una gran riqueza en metales preciosos.

De hecho el descubrimiento de Sitio Conte había sido producto de la casualidad. A principios del siglo veinte, cuando un desbordamiento del rio Grande abrió un gran canal en los terrenos de la familia Conte se inició el descubrimiento. Don Moises Conte, contaba en 1996, cuando ya era centenario, sobreviviente del primer descubrimiento, cuenta que en 1915, cuando contaba con trece años de edad, unos pescadores vieron algo deslumbrante en uno de los costados del recién desbordado rio Grande y al sacarlo de la tierra se encontraron con una brillante pieza de oro. Como era la costumbre de la época, al ver que la tierra pertenecía a la familia Conte, los pescadores entregaron la pieza de oro a los dueños del terreno.

La familia Conte hizo contactos con un norteamericano que vivía en la hoy defenestrada Zona del Canal quien los relacionó con dos universidades norteamericanas. Luego se estableció un contrato con la universidad de Harvard que inicio los trabajos de excavación arqueológica que dieron como resultado la recuperación de grandes pecheras, pendientes y collares de oro puro, huesos de ballena tallados, piezas de cerámica, dientes de tiburón adornos de ágata y serpentina que fueron desenterrados de más de noventa tumbas.

El arqueólogo Samuel Lothop, un antropólogo que participó en las segundas excavaciones que se desarrollaron veinte años después, asegura que estos grupos humanos, de los cuales provienen los ngöbes se toparon con los españoles. Los españoles describieron en sus crónicas que los jefes militares indígenas se cubrían de oro como forma de mostrar sus rangos al entrar en combate. Aprovechando la superioridad de su armamento lo españoles  apuntaban sus arcabuces, más que para matar al enemigo, para robar su oro. 

Luego desenterraron las tumbas en sus cementerios de dónde sacaron el oro de los antepasados de los actuales pueblos originarios ngöbes. Según el escrito del National Geographic se afirma que tan solo de un entierro los españoles saquearon 160 kilogramos de oro.

Hoy se cree que las tumbas encontradas en sitio Conte son mucho más antiguas que las que encontraron los españoles. Se cree que  ascienden a los siglos VIII a  X D.C. o sea alrededor de quinientos años antes que llegaran los saqueadores invasores de España.

Sin embargo en este caso no se trata de Sitio Conte, nos referimos a un reciente hallazgo en El Caño, a solo tres kilómetros de Sitio Conte. La arqueóloga española Julia Mayo quien se ha dedicado a estudiar el área de Gran Coclé, inicio las excavaciones en el año 2005. Siguió la ruta trazada en 1925 por un aventurero norteamericano llamado Hyatt Verrill, quien al divisar una fila de monolitos decidió excavar agujeros de forma burda y destructiva y afirmó tan solo haber encontrado tres esqueletos y ningún oro, cosa de la que no podemos estar seguros. En el año 2010 la arqueóloga  decidió excavar en un área circular de pequeña elevación con un radio de 40 metros. Fue allí donde se fueron desenterrando de enero a abril del año pasado un cacique cuyo pecho era adornado con dos repujados, cuatro brazaletes, una argolla de cascabeles, un cinturón con cuentas y dos mil esferas diminutas todo de oro. Luego en una segunda excavación se desenterraron cuatro corazas de oro, cuatro brazaletes y una esmeralda.

Arqueóloga Julia Mayo
Las pruebas de radiocarbono establecieron la fecha de los esqueletos cerca del año 900 DC. Estaba debe ser la razón por la cual no fueron saqueadas por los aventureros españoles.

Pero los análisis desarrollados por el instituto smithsonian en donde la arqueóloga Mayo es investigadora, determinaron que por las impurezas naturales del oro desenterrado se demuestra que el metal fue extraído y trabajado por orfebres del área, por lo que se descarta que fueran traídos del imperio inca del sur.

Esto demuestra también que los antiguos pueblos ngöbes poseían el desarrollo económico suficiente para permitir dedicar a parte de sus pobladores a dedicarse al arte de la orfebrería y el nivel de desarrollo cultural necesario para que exista una población que aprecie su fino trabajo.

Por las características presentadas por este monumental descubrimiento que aparece en la portada del National Geographic ya algunos, incluyendo a la arqueóloga Julia Mayo, consideran la posibilidad de que ha sido encontrado en Coclé el legendario Dorado, del que hablan las crónicas españolas, y que en su ignorancia supina (la redundancia es adrede) los ibéricos afirmaban que habían caciques que se bañaban en oro.


Si te interesó este artículo pueden interesarte:
MAMA CHI
EL FIN DEL MUNDO SEGÚN EL POPOL VUH
LA TRIBU DE LOS INDIOS RUBIOS DEL DARIÉN
DIEZ MIL AÑOS DE EXISTENCIA
ÑAGARE MINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario