Entradas populares

11 de junio de 2021

BITCOIN, EL SALVADOR Y ESQUEMA PONZI

 

Por Felipe Argote


Cuando se habla de criptomonedas, se refiere a un denominado esquema Ponzi o piramidal en donde el crecimiento de la inversión no se basa en un proceso productivo que genera valor sino en la entrada de nuevos inversionistas de los cuales los anteriores toman su dinero en forma de utilidad. En la medida que crezcan los aportes de los nuevos inversionistas en la proporción suficiente seguirán ganando dinero los que se encuentran en la base de la pirámide, pero cuando se reduzca a un punto crítico la entrada de nuevos inversionistas el esquema Ponzi se viene abajo. Este esquema toma su nombre de Carlo Ponzi quien, aunque no fue el primero en implementarlo se hizo muy famoso con su estafa en la década del veinte del siglo pasado.

Actualmente se calcula que se han creado alrededor de 2,300 criptomonedas en el mundo de las cuales la mitad han desaparecido, llevándose consigo el dinero de los incautos inversionistas dispuestos a hacerse ricos o aumentar sus fortunas sin necesidad de desperdiciar la fatiga que esto conlleva.

Estas monedas virtuales se transaccionan a través de las llamadas cadenas de bloques. De hecho, la primera utilización de la cadena de bloques se aplicó en 2009 con el bitcoin por el ahora legendario Satoshi Nakamoto. Se trata de contenedores de información en conjuntos a los cuales se le añade metainformación relacionada con el bloque de la cadena anterior. Lo interesante de este proceso es que la información contenida solo puede ser modificada mediante el cambio de los bloques posteriores, lo cual hace que esta información sea muy poco propensa a ser modificada y por tanto posea alto grado de confiabilidad. Esto significa que la transacción no requiere de un ente central que garantice la integridad de los datos. Dicho de otra manera, actualmente los ciudadanos dependemos de la confianza en un banco para hacer transacciones como enviar dinero por ACH o recibir un cheque con la seguridad de que la entidad financiera nos dará a cambio el valor correspondiente, para luego comprar productos o recibir servicios. En la cadena de bloques la seguridad que nos da la criptografía y la línea temporal de la cadena elimina la intermediación. Por eso la cadena de bloques no está necesariamente atada a las criptomonedas, es una tecnología que nos sirve para guardar y enviar registros contables, propiedades, impuestos, dinero, con la confianza que no pueden ser editados, borrados o transferidos en el camino. A mi juicio la cadena de bloques tiene un gran futuro en las transacciones financieras y de otro tipo, pero las criptomonedas siguen y seguirán siendo un esquema Ponzi.

BITCOIN EN EL SALVADOR

Si te hubieran entregado el 11 de mayo pasado en pago a una deuda 567 dólares en bitcoins treinta días después solo tendrías 330 dólares en tu cartera. La volatilidad de este tipo de monedas no solo tendrá efecto en la variación repentina de su poder adquisitivo sino en la tendencia a gastarlas rápidamente por el temor bien fundado en que baje su valor repentinamente o bien a no gastarlas, que es lo que desean quienes mueven los hilos, esperando que recupere su valor. Una moneda que cae 40% porque Elion Musk dijo que ya no la usaría con el sospechoso argumento de que su decisión se debe al efecto sobre el ambiente de la minería del bitcoin por la utilización de supercomputadoras que utilizan en forma intensiva energía. Esto luego que hace un tiempo afirmó que se podrían comprar sus autos con bitcoins. No parece ser una decisión determinada por nuevos valores morales ya que seguro el super archi multimillonario no descubrió la minería de criptomonedas esa semana, de modo que parece aprovechar su peso en el efecto de la tendencia de esta estafa para especular. Las implicaciones sobre la renta personal y de los países de tener un peso mayor estas monedas en la economía mundial serían devastadoras. 

Durante el periodo de caída del bitcoin en las últimas semanas se han cerrado un 47% de las direcciones activas que comercian lo cual significa que mucha gente vio desaparecer su dinero y no lo sabemos porque no existe un ente a quien reclamárselo. Si tienes 10,000 dólares en el banco y de repente desaparecen vas al banco a reclamar, si no te hacen caso vas a la superintendencia bancaria en donde muy probablemente te ignoren o te asesoren de que vayas a negociar con el banco o finalmente le pones una demanda que nunca fructificará por lo que perderás el dinero más lo que te quitó el abogado, pero al menos tendrás la sensación de haber peleado por tus derechos. Pero por otro lado si aquel lugar en donde enviaste dinero a cambio de una cartera de bitcoins ya no aparece en tu enlace ¿A dónde vas a reclamar?

La decisión de El Salvador y el impulsivo presidente Bukele no lo voy a catalogar de un disparate porque este país podría ubicarse como el centro regional del esquema Ponzi en donde pocos o casi ninguno de sus ciudadanos serian parte. Recordemos que un solo bitcoin vale entre 30 y 40 mil dólares. Tampoco recibirán remesas en bitcoins a menos que estén en el negocio de armamento o drogas a gran escala y prefieren el bitcoin por su escaza trazabilidad. Entonces colijo que el inanalizable presidente centroamericano pretende que se trasladen lo correspondiente a operaciones regionales de la estafa legal a un país en donde el PIB es un 40% del panameño, con una población dos millones mayor que la nuestra, por tanto, cualquier inversión que en otros países podría ser poca, en este sobrepoblado país resulta una gran inyección económica.

Solo como elemento aclaratorio debo decir que la supuesta moneda virtual denominada “el petro” que anunció hace unos años el gobierno de Venezuela no era tal cosa como una moneda virtual, pues al ser respaldada con petróleo se trataba de un bono soberano con un nombre curioso. Las monedas virtuales no se respaldan con nada y por eso, entre otros elementos, son volátiles y especulativas.

Pero solo pensar en la posibilidad de que Panamá con nuestro centro bancario haga del bitcoin una moneda de curso forzoso me hace temblar de miedo, ante la seguridad de que los diputados procedan de inmediato a colocar con nuestros impuestos supercomputadoras en sus casas de playa para minar Bitcoin o mejor crear nuevas monedas virtuales de curso forzosos para aumentar su enriquecimiento ilícito a costa del sudor de nuestras frentes.

Seguro algún inocente con altos niveles de confianza en la humanidad dirá que si legalizamos las criptomonedas no saldremos de las listas negras. Nada que ver. No saldremos de las listas negras hasta que cerremos el Centro Bancario o los países desarrollados pasen a ser tercermundistas, lo que ocurra primero.

Si te pareció interesante, te recomiendo:

ECONOMÍA ECLÉCTICA O PRÁCTICA
PRESUPUESTO 2021 QUIEN GANA QUIEN PIERDE 
EL PLAN ES NO TENER PLAN
PANDEMIA Y ESQUEMA PONZI 
http://www.elblogdefelipeargote.net/2020/05/sobre-el-intento-de-venta-de-1100.html
SIN RESCATE ECONÓMICO EL PAÍS VA A RETROCEDER 20 AÑOS 





1 comentario:

  1. Si es verdad que hay muuucha especulación y ciertos esquemas ponzi pululando por el ecosistema blockchain, declararlos todos un ponzi es una generalizaciòn injusta, si profundiza un poco vera que hay una tecnologia, con casos de uso especificos, que producen valor, por los beneficios que tienen. Y uno de esos casos de uso es hacer la misma funciòn que el papel (en el papel moneda), representar unidades de valor monetario. Adicional es analogico al advenimiento del internet, Panama se podria beneficiar mucho de en lugar de mirar hacia paradigmas desfazados, abrazar el futuro, con precaución sin lugar a dudas, pero con impetú.

    ResponderEliminar