LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

6 de julio de 2011

TE FUISTE COMO LOS CHEPANOS

Por: Felipe Argote


El majestuoso Rio Bayano
Mi amigo Ricardo tiene por tradición desaparecer de las fiestas sin despedirse. Cuando ya se siente cansado por los efectos de las bebidas espumosas o porque la amenidad de la conversación perdió su atractivo, simplemente hace mutis sin decir me voy. Luego todos le dicen: vaya Ricardo te fuiste como los chepanos.

En Panamá irse como los chepanos es un frase muy regular utilizada para los efectos cuando alguien se va sin despedirse. Conozco algunos chepanos y me consta que su promedio de despedidas no es menor que el del resto de la gente conocida. ¿A qué viene pues que se le endilguen a los chepanos la poco grata fama de irse sin despedirse?

Existen varias versiones, sin embargo ésta es la que más me gusta:

Corría la década del treinta del siglo pasado. En aquellos tiempos no existía carretera hacia Chepo, ni siquiera de tierra, por lo que la forma de viajar desde y hacia aquel pueblo era mediante embarcaciones artesanales que salían del mercado público, justo al lado del terraplén, al final de la bajada del ñopo, donde luego se llamó puerto Panamá o muelle fiscal, y hoy ha desaparecido para darle paso a la moderna segunda parte de la Cinta Costera construida por la empresa brasileña Odebretch.

En aquella época, a pesar de las vicisitudes que había que sufrir para llegar a Chepo, cuando se daban las fiestas patronales cientos de panameños se trasladaban hacia ese lejano pueblo para participar de la conmemoración. Tomaban la embarcación en el muelle fiscal y tras una travesía por la bahía se desplazaban rio arriba por el Bayano hasta llegar al embarcadero de Chepo. A la vuelta la travesía era inversa rio abajo por el majestuoso rio Bayano hacia la bahía de Panamá y de ahí hasta el muelle fiscal, puerto Panamá o el mercado público, como quieran llamarlo.

Es evidente la popularidad que disfrutaban la fiestas patronales de Chepo, nombre centenario dado por la población en memoria del cacique Chepiú que en lengua indígena de la zona, presumiblemente Kuna, significa albino, que seguramente era la característica del cacique del área al momento que los españoles arribaron a este pueblo en 1515, dirigidos por Tello de Guzmán. Por ser difícil para los vascos pronunciar Chepiú le llamaron Chepore y finalmente se contrajo a Chepo

Represa de Bayano
El poblado quedaba a orillas del rio Mamoní pero las constantes inundaciones los obligaron a moverse de lugar varias veces hasta quedar a orillas del Rio Bayano. Se conoce que mediados del siglo XVI ya estaba poblado por pocos indígenas sobrevivientes de la masacre de los españoles que los esclavizaron y luego minaron contagiándole sus enfermedades, para lo que los indios no tenían anticuerpos. Había pocas familias descendientes de los españoles y mayoritariamente negros cimarrones. De hecho el rio Bayano debe su nombre al negro cimarrón que se hizo famoso en el siglo XVI, por dirigir a los negros esclavos contra la opresión española y formar palenques en los lugares mas remotos.

El paseo por la Bahía, la remontada del Bayano y la llegada finalmente a Chepo era parte del gran atractivo de participar en las fiestas patronales que se realizaban año a año en el mes de julio.

Inundación del rio Bayano
En aquel año de la década del treinta del siglo XX las autoridades municipales habían aprovechado el gran movimiento de personas hacia Chepo, para establecer un impuesto de zarpe a las embarcaciones y así recuperar ingresos para el distrito. Para evadirlo, varias embarcaciones pequeñas, para quienes el impuesto era muy alto, zarpaban en medio de la noche atracados de pasajeros con altos niveles de ingestión etílica, de vuelta a la ciudad de Panamá. Para evitar ser descubiertos, los pasajeros debían irse en secreto antes del amanecer. Una de las embarcaciones efectivamente zarpó con su carga de alegres pasajeros y desapareció en medio de la oscuridad.

Nunca se supo si la chalana cargada de chepanos que habían emigrado a la ciudad de Panamá, pero que no se perdían la oportunidad de participar cada julio en las fiestas de su pueblo, se sumergió en las aguas del rio Bayano o si en cambio se hundió en la bahía de Panamá. Fueron buscados por semanas con los métodos artesanales de la época, pero nunca aparecieron ni la embarcación ni los chepanos que la llenaban.

Las autoridades insistieron en preguntar a los asistentes a la fiesta si habían visto partir a los chepanos, pero nadie pudo responder a qué hora salieron de la fiesta, nadie los vio retirarse, de nadie se despidieron. Desaparecieron para siempre.

Desde ese momento, cuando alguien se va sin despedirse la frase es “Te fuiste como los chepanos”



Si te pareció interesante, te recomiendo:
LA BIBLIOTECA DE ALEXANDRIA
APOLOGÍAS Y FILÍPICAS


 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario