LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

22 de junio de 2011

LA OREJA DE VAN GOGH

Por: Felipe Argote


Vincent Van Gogh tan solo estuvo diez años de su vida dedicado a la pintura. Sus diez años más tormentosos, los últimos de su relativamente corta existencia. Murió a la edad de 37 años de un balazo en el estómago que se infligió él mismo en una fase maniaco depresiva de su esquizofrenia.

Hijo de un pastor protestante, inicio a trabajar a la edad de 16 años en la galería Goupil de la Haya, gracias a la influencia de su tío Vincent quien era su director. Allí inició sus conocimientos de arte, aunque no pensaba dedicarse a pintar él mismo. En 1872 en una visita a la familia en Groot Zunder en los Países Bajos inicia una relación muy especial con su hermano Theo que sería su único amigo y mecenas hasta el día de su muerte.

En 1873 fue trasladado a la sucursal de la galería en Londres. Allí se enamora de la hija de su jefa y recibe un rechazo. Ese fue el primer golpe que lo lleva a la depresión. Decepcionado se traslada a Paris. Su depresión lo lleva a refugiarse en la religión. Decide dedicarse a ser pastor protestante como su padre. Con este argumento es ayudado financieramente por su padre para trasladarse a Ámsterdam pero fue rechazado por el seminario cristiano protestante. Muy deprimido se traslada a Bruselas donde es aceptado como pastor y se le destina a la región minera de Morinage. Allí Vincent se siente conmovido por la pésima situación de estos trabajadores al punto que se compromete con ellos en una huelga. Esto determina que la iglesia lo expulsara de su condición de pastor. Nuevamente fracasado se traslada a Paris donde por fin le envía una carta a su hermano con quien sostuvo correspondencia hasta el día de su muerte para anunciarle que había decidido dedicarse a la pintura. Era el año 1880.

A esa edad de veintisiete años Vincent se enamora de una prima mayor que él. Ella también lo rechaza. Esta vez el artista se refugia en la pintura. Allí se inician los diez años de producción frenética con momentos de euforia y momentos de profunda depresión que se ven claramente reflejados en sus pinturas.

En 1876 su hermano Theo le presenta a los pintores impresionista Gauguin, Pisarro y Renoir entre otros. La influencia especialmente de Gauguin es inmediata. En esta época sin embargo queda inmerso en la vida parisina, se dedica a la bebida y entabla una relación con una prostituta de quien se dice le pegó la sífilis, con quien pretendía casarse, pero que abandonó por insistencia de Theo.

Se traslada luego a Arles al sur de Francia en donde se desarrollan sus mejores creaciones y donde también es influenciado por la pintura japonesa. Allí inicia la idea de crear un grupo de impresionistas del sur e invita a Gauguin a la casa que renta y se interesa por decorarla con sus ahora famosas obras “girasoles” y “el dormitorio”

Tras una fuerte discusión con Gauguin alrededor del tema de una pintura de Rembrandt éste se regresó a Paris. Vangogh se arrancó furioso la oreja y se la envió a una prostituta que ambos conocían. Luego cae en una profunda depresión de la cual nunca se recupera. Es internado en el hospital Saint Remy cerca de Arles donde el doctor Peyron le diagnostica epilepsia, aunque se conoce de su esquizofrenia y probablemente sífilis.

En mayo de 1990 se traslada a Paris a visitar a Theo, allí su hermano lo hace revisar por el doctor Paul-Ferdinand Gachet. Este lo encuentra mejor y lo da de alta. En gratitud Vincent le pinta un retrato y luego regresa al sur de Francia, a Auver donde un mes más tarde, en una nueva recaída de depresión, decide suicidarse. Su hermano Theo no se perdona el no poder haberlo evitado. Se deprime profundamente y un año después muere.

En toda su vida Vincent Van Gogh tan solo logró vender dos cuadros. Sin embargo el cuadro que le pintó al doctor Gachet fue comprado en 1990 por el multimillonario japonés Ryoei Saito por 82,5 millones de dólares.

Van Gogh fue influenciado por los impresionistas, los puntillistas y más tarde por los grabados japoneses, pero el mismo desarrollo la técnica denominada el empaste que consiste en colocar capas de pintura esperar que se seque y luego colocar otra capa en los lugares que se pretende dar una sensación tridimensional.

En la muestra que se mantiene en el museo Van Gogh de Ámsterdam que guarda la mayor parte de las pinturas, los dibujos y las cartas a su hermano Theo, se puede apreciar cómo en algunas partes de las obras el empaste es tan grueso que se dice que el pintor apretaba muchas veces el mismo tubo de pintura sobre el lienzo.

En este museo se ha recreado “el dormitorio” en una de las alas colocando artículos similares al de su famosa pintura.

Si te pareció interesante, te recomiendo:


EL HOMBRE QUE AMABA A LOS PERROS
GUERNICA
GAMBOA ROAD GANG
HERSILIA RAMOS DE ARGOTE
LA BOINA ROJA
LA TÍA JULIA Y EL ESCRIBIDOR
LA CALLE DEL ESPANTO
MEMORIA DEL FUEGO: LOS NACIMIENTOS
EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS
DOCE CUENTOS PEREGRINOS
LA ISLA BAJO EL MAR
LA MALINCHE
COMETAS EN EL CIELO
EL LIBRO DE JUANITA
EL TESTAMENTO MAYA

No hay comentarios:

Publicar un comentario