LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

27 de marzo de 2011

PANTALEON Y LAS VISITADORAS

Por: Felipe Argote


El teniente Pantaleón Pantoja, disciplinado oficial del ejército peruano, acaba de ser ascendido a capitán. Como primera tarea en su nuevo puesto se le asigna el organizar un servicio de prostitutas que den servicio a las clases y las tropas del ejército ubicadas en la Amazonía.

El ejército recibía demasiadas quejas de la población de las comunidades de Iquitos y alrededores. Soldados ubicados en esta lejana provincia de la selva estaban constantemente involucrados en violaciones contra las jóvenes del pueblo y otras actividades reñidas con la moral. Según el alto mando esta actitud era producto de demasiada presión sexual por no poder relajar sus sentimientos masculinos. Para solucionarlo se convoca al teniente Pantaleón Pantoja, quien será responsable de organizar un servicio de prostitutas que atienda a los soldados y solucione este embarazoso problema.

Como la Amazonia es tan amplia que resulta imposible mover a las tropas hacia el sitio en que se localizan las prostitutas Pantaleón, Panta o Pantita como gusta decirle su esposa Pochita, establece un servicio de visitadoras, un grupo itinerante de prostitutas que viajan de cuartel en cuartel: El SVGPFA (Servicio Visitadoras para Guarniciones, Puestos de Frontera y Afines) con un sistema de movilización terrestre, acuático y hasta aéreo, organizado minuciosamente por el capitán Pantoja, quien comprometido en los detalles verifica personalmente las destrezas de cada una de las prostitutas que contrata.

Sus lugartenientes son Doña Leonora Curinchila, alias Chuchupe, de gran experiencia por haber dirigido por muchos años el Fu manchú, un centro de prostitución en Belén; su marido Juan Rivera, alias Chupito, un enano muy respetado por las prostitutas que es el encargado de establecer el orden y Porfirio Wong, alias el Chino. El pomposo apelativo de SVGPFA es simplificado por la sapiencia popular quienes sencillamente le denominan pantilandia.

En medio de la historia de Pantaleón se desarrolla otra historia secundaria. En estos pueblos olvidados en medio de la selva surge un Mesías, amado hasta el fanatismo por los lugareños: El hermano Francisco, quien desarrolla sus fogosas homilías clavado en una cruz. El hermano crea una corriente cristiana basada en las crucifixiones, al punto que los creyentes inician a clavar en la cruz como ofrenda a pájaros, ratones, mariposas; luego a gatos perros y finalmente a un niño y a una anciana, a quienes luego de asesinar los declaran mártires: el niño mártir y santa Inés.

Pantaleón y las visitadoras es un viaje al centro de la selva Amazónica peruana, en donde el sentido común es totalmente diferente al resto del planeta y en donde las gentes sobreviven con una lógica contrapuesta a la del resto de la humanidad.

El autor, Jorge Mario Pedro Vargas Llosa, fue premio nobel de literatura en 2010. Nació en Arequipa Perú en 1936, aunque se hizo ciudadano español en 1993. Se casó dos veces a los 19 años con Julia Urquidi, su tia politica y a los 28 con su prima Patricia Llosa con quien tuvo tres hijos.

Es uno de mis autores favoritos, en especial sus novelas históricas La Fiesta del Chivo e Historia de Mayta.

Mario Vargas Llosa tuvo una experiencia política en 1990, liderizando el grupo de extrema derecha Frente Democrático FREDEMO, con el cual fue candidato a la presidencia de la Republica de Perú. Fue derrotado en segunda vuelta por el ciudadano peruano de origen japonés Alberto Fujimori actualmente detenido en una cárcel peruana.

Pantaleón y las visitadoras fue llevada al cine dirigida por Francisco Lombardi con guion de Giovanna Pollarolo y Enrique Moncloa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada