LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

25 de enero de 2012

LA TIA JULIA Y EL ESCRIBIDOR

DE MARIO VARGAS LLOSA


Por: Felipe Argote


Recuerdo perfectamente cuando inicié mi periplo como lector, demasiado tarde gracias a la pésima educación bancaria que recibí en mi infancia. Por cierto la lectura obligada y memorizada de Platero y Yo me traumó al punto de odiar la lectura. Sin embargo, luego de leer la novela Corazón de Edmundo de Amicis me interés por la lectura, ya había perdido un siglo. Luego me leí El Cid Campeador, la fabulosa novela  anónima, y El Quijote, generalmente después del examen, pero esa es una larga historia.
Finalmente al descubrir a Garcia Márquez, me sorprendí extraordinariamente. No sabía que era posible las licencias del Gabo, el luego bautizado realismo mágico, qué decir de Kafka  en la metamorfosis, en fin, algo así me sucedió al leer la brillante novela La Tía Julia y el Escribidor del nobel de literatura peruano Mario Vargas Llosa.

Mis prejuicios me hicieron por demasiado tiempo esquivar la lectura de Vargas Llosa, luego leí Historia de Mayta, muy buena, La Fiesta del Chivo, mucho mejor, Los Cachorros, no muy buena, La Ciudad y los Perros, luego Pantaleón y las Visitadoras, buenísima.

Sin embargo al leer La Tía Julia y el Escribidor me regresó ese sentimiento de sorpresa. No sabía que era posible este tipo de licencias, en donde se entremezclan personajes de una historia con otra.

Mario Vargas Llosa y la Tia Julia
Atrapado en la lectura durante un viaje, me percaté que uno de los personajes, al verse curado por una psiquiatra que le había recomendado su jefe, regresó a él muy agradecido, y besándole la mano le aseguró que desde ese momento lo consideraba su segundo padre. Lo sorprendente no era lo histriónico del momento, sino que al mencionar el nombre del jefe, pues... se trataba del jefe de otra historia. No podía creer que Vargas Llosa hubiera cometido ese desliz, por lo que doblé la página para investigar luego, si era mi memoria la que fallaba o el nobel de literatura había cometido el sacrilegio de solapar los personajes.
En las siguientes páginas me percaté que el folletinista Pedro Camacho, personaje principal en la historia autobiográfica, se estaba deschavetando y confundía los personajes trasfiriendo unos en los cuentos de otros.

La Tía Julia y el escribidor es una historia autobiográfica de Vargas Llosa, quien en 1955, a la edad de diecinueve años, se casó contra la voluntad de sus padres con su tía Julia Urquidi  Illanes, la cuñada de su tío Luis Llosa, el tío Lucho. Julia contaba con veintinueve años al momento del matrimonio y recién se había divorciado.

Con la prima Patricia Llosa
Definitivamente a mi juicio la estrella de la novela es el escritor boliviano Pedro Camacho, el prolífico escritor de radionovelas que a fuerza de ocupar prácticamente todo el día escribiendo tres o cuatro capítulos diarios se desenchufa de la realidad, y empieza a  confundir y mezclar los personajes de una y otra radionovela, al punto de terminar en un sanatorio para desequilibrados mentales.
En medio de las historias de Pedro Camacho la historia de cómo se conocieron, se enamoraron y se casaron la Tía Julia y Vargas Llosa es lo que da el hilo conductor a la novela. Allí el genial escritor peruano desnuda sus intimidades con la tía. Seis años después de publicada la novela Julia Urquidi publica Lo Que Varguitas no Dijo dónde presenta su versión de los hechos.

Un aspecto interesante de la novela es que Vargas Llosa reiteradamente, a traves de sus personajes, expresa un odio visceral en contra de los argentinos, a quienes acusa de algo poco menos que salvajes, ignorantes y deseaseados, quienes tienen la costumbre de excretar en cubos, que colocan en el mismo lugar en donde comen.  

En Estocolmo recibe el nobel de literatura 2010
Una novela magistral congestionada de palabras desconocidas, al punto de necesitar muchas veces tener el diccionario a mano, lo que demuestra lo vasto de los recursos idiomáticos del autor. La disfruté muchísimo y definitivamente me parece la mejor de sus novelas que me he leído hasta ahora.

Vargas Llosa en 1964, luego de nueve años  de matrimonio, por carta le escribe a la tía Julia,  su esposa mientras vivían en Paris, que pretende divorciarse de ella, ya que está enamorado de su prima, Patricia Llosa, justamente la hija del tío Lucho, quien junto con su hermana Wanda, ambas sobrinas de Julia, hijas de su hermana Olga y Lucho Llosa, habían ido a visitarlos a París. El tío Lucho y la tía Olga Llosa pasaron de ser tíos a ser cuñados y luego suegros de Vargas Llosa.

Con su prima Patricia Llosa el escritor se casó por la iglesia católica en 1964. Tuvieron dos hijos Álvaro y Gonzalo y una hija Morgana.

La tía Julia, quien siempre afirmó que sin ella Vargas Llosa no sería escritor, murió en marzo del año pasado, a la edad de 84 años, por complicaciones respiratorias, siete meses antes que Jorge Mario Pedro Vargas Llosa, de setenta y cinco años, nacido en Arequipa, fuera galardonado con el nóbel de literatura 2010.

Si te interesó este artìculo te pueden interesar:

EL CUADERNO DE MAYA
http://www.elblogdefelipeargote.com/2011/08/el-cuaderno-de-maya.html
LA FERIA DEL LIBRO
http://www.elblogdefelipeargote.com/2011/08/feria-del-libro-en-panama.html
NUEVAS PUBLICACIONES DE DAJA EDICIONES
http://www.elblogdefelipeargote.com/2011/07/nuevas-publicaciones-de-daja-ediciones.html
PANTALEON Y LAS VISITADORAS
http://www.elblogdefelipeargote.com/2011/03/pantaleon-y-las-visitadoras.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario