LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

16 de marzo de 2012

CABEZA DE TURCO

Por: Felipe Argote


Aunque el término "cabeza de turco" es a veces utilizado como sinónimo de chivo expiatorio, esta acepción es incorrecta. Mientras la expresión “chivo expiatorio” se utiliza para indicar a un inocente que carga con las faltas de los culpables, el término cabeza de turco se refiere al sujeto del que los rabiosos con sed de venganza descargan su cólera y le hacen pagar por los males inferidos por otros. En los tiempos de la dictadura militar los cuerpos represivos autodenominados doberman, al no poder acallar las voces de protesta de miles de activistas de la cruzada civilista, en cuanto atrapaban a uno de ellos lo molían a toletes y manguerazos, utilizándolo como cabeza de turco, descargando sobre el desdichado toda su rabia canina.

El término cabeza de turco surge casualmente de los tiempos de las cruzadas, pero no de la cruzada civilista, sino de las cruzadas cristianas contra los que ellos denominaban los infieles.

Las cruzadas fueron campañas militares europeas cuyo objetivo supuesto era desalojar a los paganos de la llamada tierra santa, donde vivió y fue crucificado Jesucristo. Es decir, expulsar a musulmanes y judíos de la tierra que ocupan por miles de años porque, según los devotos cristianos, estos eran infieles, ya que no reconocían al cristianismo como su religión y porque no aceptaban la divinidad de Jesús, de hecho un judío nacido en Nazaret, y tampoco aceptaban la biblia cristiana, un compendio de los cinco libros sagrados del judaísmo, más un grupo adicional de libros también judíos, elegidos por los curas cristianos de mayor rango, mientras desechaban otros que no les atraían, igualmente escritos por los judíos, a los que denominaron apócrifos.

En consecuencia, debido a esta concepción cómoda, aunque a mi juicio jalada de los cabellos, les correspondía a los europeos, en especial a los romanos, franceses e ingleses, ocupar por decisión divina las tierras hebreas y musulmanas. De hecho al entrar con sus huestes a Jerusalén, los ejércitos cristianos en la primera cruzada desarrollaron una de las mayores matanzas de judíos que recuerda la historia, solo superada por el holocausto ejecutado por el ejército nazi en la segunda guerra mundial.

Como el mayor peligro para los ejércitos cristianos, durante las cruzadas efectuadas entre los siglos XI al XIII eran los turcos musulmanes, los devotos cristianos que mataban a los infieles para agradar a Dios, tenían la costumbre de que al atrapar a un turco le cortaban la cabeza. Luego de la decapitación, la ensartaban cuidadosamente en una lanza o la colgaban del mástil del barco para que su carne putrefacta desapareciera lentamente y al final quedara solamente visible su calavera. Mientras esto sucedía los cristianos insultaban, se mofaban de la cabeza sangrante y la acusaban de todas sus desgracias. Era una forma de liberar el estrés causado por el peligro de perder la vida en medio del combate. Al gritarle toda clase de improperios a la cabeza decapitada los cristianos liberaban toda su tensión.

Por eso cuando se toma a una persona y se descarga sobre ella toda la cólera, a la vez que se le achacan todas las responsabilidades de lo que hace un grupo, se dice que se le utiliza como cabeza de turco.

Amen



Si te pareció interesante, te recomiendo:
LA BIBLIOTECA DE ALEXANDRIA
APOLOGÍAS Y FILÍPICAS






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada