LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

5 de marzo de 2012

LOS CENTROAMERICANOS Y EL MUNDIAL DE BEISBOL EN PANAMÁ


Por Felipe Argote


Roberto Durán enciende el pebetero con papel periódico
Estoy perfectamente consciente que este sitio no se especializa en deportes, sino en economía, pero en mi defensa debo afirmar que he cargado sobre mis espaldas las intenciones de escribir sobre el supuesto éxito de los IX juegos centroamericanos y del mundial de beisbol realizados en nuestro país por mucho tiempo sin dejarme tentar. Sé que la gente necesita alegrías y triunfos, lo que no creo es que a falta de triunfos haya que inventarlos, como es el caso del supuesto éxito de estos juegos internacionales.

A mi juicio los juegos centroamericanos realizados en Panamá fueron un total fracaso. De hecho fue algo basado en una mentira. Desde el principio el gobierno publicitó que después de cuarenta años, vuelven los juegos centroamericanos a Panamá. Eso era absolutamente falso, y ellos lo sabían. Ya se habían jugado unos juegos centroamericanos un par de años antes, lo que se trató fue de procurar que la gente se confundiera con los XI Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe de 1970, que se realizaron en Panamá. Nada que ver una cosa con la otra. En los IX juegos centroamericanos de 2010 solo participaban seis países centroamericanos, ya que Guatemala declino venir. En cambio en los juegos centroamericanos y del Caribe de 1970 participaron 20 países.

Gigantes del área como México, Venezuela, Colombia, Puerto Rico y hasta un gigante deportivo mundial como Cuba, aparte de Guatemala, Nicaragua, Jamaica, Republica Dominicana y muchos países caribeños. En aquella ocasión se construyeron el estadio revolución, actual Rommel Fernández, el gimnasio Nuevo Panamá, actual Roberto Durán, la piscina Patria, actual piscina Aillen Coparropa, el velódromo. En los juegos de 1970 logramos un triunfo deportivo, quedamos de sextos entre los 20 países solo superados por Cuba, México, Colombia, Puerto Rico y Venezuela. Logramos la medalla de oro en basquetbol ganándole la final a Cuba. En los juegos centroamericanos quedamos de terceros entre seis por detrás de El Salvador que barrió con 124 medallas de oro y de Costa Rica con 66 medallas de oro, contra solo 58 de Panamá. Solo superamos a Belice, Nicaragua y Honduras. No vino Guatemala.

La inauguración de los juegos centroamericanos del 2010 fue un desastre. Costa Rica amenazó con abandonar los juegos ese mismo día, porque se les encerró por horas antes de salir en desfile, sin siquiera una botella de agua en el caluroso gimnasio Roberto Duran, sin prender el aire acondicionado. Tuvo que ir el ministro de la presidencia a enviar a comprarles agua para que no se fueran. Nadie pensó en eso antes. La presentación artística que compraron en paquete fue buena, pero en cuanto terminó, regresó la improvisación y la mediocridad.

La llama olímpica la terminó prendiendo nuestro campeón Roberto Duran con un pedazo de papel periódico, ¡Qué vergüenza! porque los organizadores no calcularon la duración del gas de la antorcha, ni se les ocurrió tener otra de repuesto. Al final despidieron la ceremonia sin hacer el juramento a los atletas. El propio Leonardo Gonzales atleta a cargo de la juramentación les tuvo que avisar del tremendo error. Qué decir del discurso del odiado Melitón.

Como premio se les encargó la organización del mundial de beisbol a los mismos organizadores. Esta vez reclutaron refuerzos. Escuché a uno decir por radio que el que criticaba su pésima organización no sabe el trabajo que eso representa. Que para él era su primera experiencia. A aprender a un mundial a cambio de los viáticos. ¡Qué bien!

La organización fue otro desastre y deportivamente fue peor. Con excepción de la inguración, los estadios estuvieron vacios todo el tiempo. En el único partido que iba a llevar público, el de Estados Unidos contra Panamá, cayó un aguacero extraordinario que los obligó a posponerlo. Eso no es culpa de los organizadores, pero sí lo es que los que llegaron al estadio se empaparan hasta el tuétano porque nunca pudieron entrar. A pesar que los estadios estaban vacios, los ineficaces organizadores decidieron que los juegos se pagaban por separado, así que había que esperar a que terminara el primer juego, que estaba vacío, para sacar a los cuatro gatos que los veían y luego que entraran los del siguiente juego, incluyendo a los mismos gatos que debían volver a pagar boletos si querían ver el otro juego.

Por meses, luego de finalizado el evento, flamearon lastimosas en algunos postes del paso elevado de la Tumba Muerto, como un homenaje a la incompetencia, unas banderitas blancas impresas por un solo lado, de una tela de la peor calidad, con el logo del mundial de beisbol. Ni un banner de bienvenida a los atletas se les ocurrió colocar. Luego salieron a celebrar el exito de la organización.

Pero algo le sirvió al gobierno. El analista independiente contratado “ad honorem” para organizar ambos eventos, pasó posteriormente de la crítica al apoyo solapado a la gestión gubernamental, por arte de birlibirloque. Si algún día se hiciera necesario ambientar a Macondo con el mismo realismo mágico que creó Gabo, sin duda Panamá seria escogido en forma unánime para este augusto destino.



Si te pareció interesante, te recomiendo:

LOS CIEN DEPORTISTAS MEJOR PAGADOS DEL MUNDO
EL FRACASO DE LOS JUEGOS CENTROAMERICANOS Y EL MUNDIAL DE BEISBOL
http://elblogdefelipeargote.blogspot.net/2010/06/hockey-sobre-pasto.html
POR QUÉ HOLANDA Y ESPAÑA POR QUE NO BRASIL Y ARGENTINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario