LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

16 de enero de 2013

EL ORIGEN DE LAS ESPECIES DE CHARLES DARWIN



Por: Felipe Argote

Mi educación secundaria recibida en un colegio regentado por la iglesia metodista, tengo que admitir, que era muy liberal. La corbata del color que prefiriéramos, el pantalón de color verde a gusto del estudiante, el pelo largo como Jesucristo, todo era admitido. Era la década del 70. Resulta contradictorio pues que contrataran a un ministro tan conservador para dictar las clases de religión.

A propósito de la teoría evolucionista, el profesor de religión nos dijo con el mayor desparpajo y sin ruborizarse que si era cierto que evolucionamos del mono, cómo era posible que actualmente no vemos a monos que se convierten en hombres repentinamente u hombres en la calle que se conviertan en monos.

Sabía que el ministro estaba diciendo una incoherencia, pero no tenía los argumentos para rebatirlo. Esto era mi culpa ya que le dedicaba mucho tiempo a jugar baloncesto al punto que no me quedaba tiempo para leerme a Charles Darwin.

Muchas lluvias después, por fin me leí en un viaje al viejo continente aprovechando las largas horas en avión y en aeropuertos “El Origen de la Especies” de Charles Darwin publicado en 1859. Ahora si tengo todos los argumentos para rebatir al pastor, parafraseando a Cervantes, de cuyo nombre no quiero acordarme.

El libro me resultó mucho más sencillo de lo que imaginé. No es un lenguaje complicado, no muy zoológico ni muy botánico. Presenta la teoría de la evolución a partir de varias premisas básicas.

Es evidente que dependiendo del entorno las especies se adecuan con el tiempo a las condiciones que les brinda su medio ambiente para su sobrevivencia. Si el entorno es frio sobreviven las que nazcan con mayor pelaje o si es caluroso la de menor cobertura, o la más rápida si su depredador es veloz o las mas alta si su alimentación está a mayor altura del piso. Las especies no son estáticas, por lo contrario están en constante adaptación.  La vida se manifiesta como una lucha permanente por la sobrevivencia. La lucha hace que los mejores adaptados sobrevivan, esto es la selección natural. Esta adaptación se desarrolla en un largo periodo de tiempo, por eso mi profesor de secundaria no podía ver a los monos evolucionando repentinamente en hombres y viceversa, como en las mangas japonesas. Finalmente estas variaciones son al azar y dependen del entorno en gran medida, por lo que no son producto de un plan divino ni buscando la perfección, solo se adaptan y por eso cambian.

Esto es muy claro en una criatura cuyo color sea parecido al bosque.  El color de su pelaje se confunde con su entorno mientras su hermano será cazado por un depredado. Esto hace que la descendencia sobreviviente tenga el color de su madre no devorada.  En el tiempo la mayoría si no todos los de la especie serán de ese color.

Evidentemente los que sobreviven no necesariamente resultan los más fuertes o los más grandes sino los que mejor se adaptan a este medio: los osos blancos en el hielo, los más rápidos en las praderas, los que se alimentan de algo que abunde. Eso es la selección natural que comprobó Darwin

Esta selección natural requiere por supuesto de varias generaciones, un gran periodo de tiempo para que se den las adaptaciones, aunque repentinamente se puede venir abajo un proceso de siglos debido a un solo cambio repentino en las condiciones naturales del medio, que determine una variación en la temperatura o la humedad. Esto puede resultar devastador, no solo para la especie, sino también para su depredador

Lo más sorprendente del libro de Darwin es que no fue tan complicado como me lo esperaba. Realmente esperaba un tratado complejo de biología, con todos los prefijos y sufijos correspondientes, por el contrario me encontré con que la tesis tiene un lenguaje fluido y amigable para el lector.

Darwin nació en Inglaterra el 12 de febrero de 1809 y murió el 19 de abril de 1882. Durante su juventud recibió la influencia de John Edmonstone, un esclavo liberto negro nacido en Guyana, taxidermista empírico que debido a su gran experiencia se le contrató para dictar clases de taxidermia a estudiantes de la universidad de Edimburgo, Inglaterra. Edmonstone fue de gran influencia para el creador de la teoría de la evolución

La mayor parte de las investigaciones de Darwin se dieron durante el llamado viaje del Beagle. Un viaje de cinco años sobre el barco de investigaciones que salió de Plymouth Inglaterra en diciembre de 1831 y regresó en octubre de 1836. El viaje cubrió gran parte de Suramérica, incluyendo las selvas de Brasil, la Pampa argentina, Chile y  las islas Galápagos. Luego se desplazó a Australia donde se sorprendió con el ornitorrinco y los marsupiales.

Charles Robert Darwin tuvo diez hijos con su prima Emma Darwin. Dos de ellos murieron en la infancia. Su obra maestra fue sin duda “El origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas preferidas en la lucha por la vida”, sin embargo no muchos conocen su extensa obra “La Expresión de las emociones en los animales y en el hombre” en donde elabora la tesis de que tanto humanos como animales coinciden en movimientos faciales similares como expresión de sus emociones.

Si te pareció interesante te recomiendo:
ARDI Y EL LIGER
http://elblogdefelipeargote.blogspot.com/2010/07/ardi-y-el-liger.html
EL KILIMANJARO: UNA MONTAÑA NEVADA EN MEDIO DEL AFRICA
http://elblogdefelipeargote.blogspot.com/2009/12/por-felipe-argote-la-leyenda-de-una.html
DE PECES Y CULTURAS EXTRAÑAS: EL PEZ CON PATAS



No hay comentarios:

Publicar un comentario