LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

26 de septiembre de 2012

GARACHINÉ, YAVIZA Y LA COMARCA EMBERÁ WOUNAAN



Por: Felipe Argote


Estudiantes de licenciatura en educacion en Garachiné 
La última vez que visité la provincia del Darién la recuerdo perfectamente.  Era el martes 28 de enero de 1986.

Como funcionario del departamento de concesiones de la Autoridad Portuaria Nacional en aquella época, debía inspeccionar un muelle localizado en un lugar llamado Cucunatí. Salimos muy temprano en un vehículo todo terreno hacia, en aquellos tiempos, la pésima carretera al Darién. Llegamos horas mas tarde a una población indígena llamada Boca de Lara, donde por primera vez observé a quienes consideraba eran indios chocoes, como me habían enseñado en la escuela. Ahora sé que eran indios de la etnia wounaan. Unas hermosas  adolescentes con los pechos descubiertos sin pudor, elaboraban graciosamente hermosas canastas de penca. Desde ese lugar tomamos una lancha que nos llevó a la población de La Palma, la capital de la provincia de Darién.

Estudiantes Emberá-wounaan
En La Palma, me enteré poco después del medio día que el Challenger, un trasbordador espacial norteamericano, había explotado ante la vista de millones de personas que observaban el lanzamiento por televisión. Fallecieron en el acto sus siete tripulantes: dos mujeres incluyendo una maestra que pretendía ser la primera ciudadana de a pie en volar al espacio, un afroamericano, un astronauta de ascendencia japonesa, dos ex combatientes de la guerra de Vietnam y un tripulante adicional. Por eso recuerdo con exactitud la fecha de mi primera visita  a esta exuberante provincia: 28 de enero de 1986.

Anexo de la Universidad de Panamá en la comarca
De La Palma navegamos en otra lancha por el majestuoso rio Tuira, el mayor y más caudaloso de nuestro país, hasta salir al golfo de San Miguel. Luego entramos por el rio Cucunatí de no mucho caudal, hasta el pueblo de Cucunatí, en lengua wounaan, “donde nace el río”. De hecho, a este caserío si se entra no se sale hasta la próxima marea, lo que nos obligó a dormir en una cabaña junto al rio. Esa fue mi primera experiencia en Darién.

Esta vez, veintiséis años mas tarde, mi viaje fue a Garachiné, la comarca Emberá- Wounaan y Yaviza. A diferencia de la larga primera travesía, en esta oportunidad abordamos un helicóptero, pasamos por todo el archipiélago de las perlas, nombre que le dio Vasco Núñez de Balboa, luego de saquear a las múltiples poblaciones nativas y llevarse un gran botín de perlas. Desde el aire, con la baja altura que brinda el helicóptero, se aprecian las preciosas islas con mil tonos de verde y playas que parecen de fantasía o pintadas en un lienzo. Volamos justo por encima de Contadora y la isla de San Miguel, para luego aterrizar en el pueblo de Garachiné. Este es un pueblo de no más de 1,500 habitantes ubicado a orillas del mar, muy cerca de la frontera con Colombia. Sus pobladores son negros de raíces colombianas e isleñas de San Miguel, vinculados a la pesca, e inmigrantes de Azuero dedicados a la ganadería.  

En el Congreso Regional
Se le conoce a este corregimiento del distrito de Chepigana por sus sensuales bailes de raíces africanas, especialmente  el bunde y el baile de los espejos que fue traído de las islas del golfo de San Miguel,  con vinculaciones africanas y cristianas españolas. La escuela del pueblo, un ciclo básico, esta hecha un desastre. En uno de sus salones, durante algunos fines de semana,  se desarrolla con muy pocos estudiantes la licenciatura en educación.

Luego de Garachiné nos trasladamos a la comarca Emberá-wounaan, donde encontré la muy grata sorpresa de la existencia de un anexo de la Universidad de Panamá donde varias decenas de originarios, la mayoría mujeres, procuran adquirir su diploma de licenciatura en educación. Allí tuvimos el gran honor de ser recibidos en el congreso regional. En medio de emocionadas palabras, se le rindió homenaje a un personaje del pueblo, un profesor Emberá que según supe fue el gran impulsador de que se estableciera el anexo universitario. El par evaluador argentino le costaba encontrar las palabras para evitar hacer evidente su perplejidad.  

Baile tradicional emberá
Recordemos que los inhumanos colonizadores españoles eliminaron todo vestigio de raza indígena en la enorme pastos de las pampas argentinas, por lo que seguro le costaba relacionar a ese puñado de indígenas, todos pintados sus caras cuerpos y manos de la tinta que produce el jagua y el achiote, las mujeres llenas de chaquiras y collares de plata, hablar en español fluido sin acento y con elocuencia, sobre las bondades de su formación académica. Hasta yo, que pienso haber visto gran parte del país y sus costumbres, me sentí  sorprendido del nivel educativo universitario, sobretodo de las mujeres emberá que siguen manteniendo su rica cultura milenaria.

Estudiantes de Educación en Yaviza
Luego visitamos la población de Yaviza, última población donde se puede viajar por carro desde la capital. Un pueblo mucho más moderno, con las limitaciones de estar en una provincia olvidada por los sucesivos gobiernos, debido a la escasez de sus votantes, pero con el acceso a la información distorsionada de la cultura importada. Mientras se desarrollaba la reunión con el par argentino, en la parte superior del edificio público del corregimiento, se escuchaba la estridente música cacofónica, proveniente de un potente equipo de sonido, ubicado en un pequeño área de esparcimientos, en donde la comunidad joven jugaba fútbol sobre el caliente pavimento.

El imponente rio Tuira
Darién fue el primer sitio de tierra firme en que los colonizadores españoles se asentaron a principios del siglo XVI. Allí se fundó Acla, que luego de su desaparición nunca se han encontrado sus restos, a pesar de las múltiples expediciones arqueológicas. Desde allí,  Núñez de Balboa salió a saquear las islas del golfo con grandes pérdidas humanas de las pacíficas tribus. En el Darién,  antes que los emberá y los wuonaan, habitaron los llamados indios cueva, quienes le pusieron el nombre de Darién al territorio. Esta etnia tratando de defender su tierra, fue totalmente exterminada por los colonizadores españoles en el siglo XVI.


Si te pareció interesante, te recomiendo:


MAMA CHI
LA CIVILIACIÓN GUNA
EL MÁS GRANDE IMPERIO DE LA HISTORIA
KANKINTÚ
GARACHINÉ, YAVIZA Y LA COMARCA EMBERÁ WOUNÁN


No hay comentarios:

Publicar un comentario