LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

14 de mayo de 2015

SOBRE BILLONES, MILLARDOS Y MILES DE MILLONES

Por: Felipe Argote

El erudito lingüista costarricense Fernando Diez de Losada, desarrolla muy inteligentemente en su artículo “La inocentada del millardo”, una crítica a la introducción en español del término millardo por la real academia española de la lengua, a solicitud del ex-presidente venezolano Rafael Caldera. La intención era evitar la confusión entre billones  y miles de millones en donde los que hablamos y escribimos en español no tenemos mayor culpa.

Realmente este entuerto es responsabilidad de los ingleses ya que estos isleños históricamente establecieron, al igual que la gran mayoría de los países europeos que de millones se pasa a miles de millones y luego a billones. Sin embargo en el siglo XVII una corriente de matemáticos ingleses, sin que sapa la razón de fondo decidió saltarse los miles de millones y pasar directamente a billones. Esto no tuvo mayor inserción en la sociedad inglesa pero si lo tuvo en sus excolonias norteamericanas que lo tomaron como bueno y lo aplican desde entonces en la América anglosajona. Los británicos rápidamente volvieron a los miles de millones, no así los norteamericanos. Dada la influencia norteamericana sobre Inglaterra a partir de la segunda guerra mundial la sociedad inglesa inicio a convivir con ambos sistemas por lo que la confusión fue y sigue siendo algo habitual. Finalmente en 1974 los ingleses optaron por saltarse los miles de millones mediante ley.

Sin embargo el resto de Europa y Latinoamérica, con la excepción de Turquía y Grecia en Europa y Brasil en Latinoamérica, hemos seguido con el lógico sistema de pasar de millones a miles de millones tal como pasamos de miles a cientos de miles y no pasamos de miles a millones directamente.

Aquí es donde aparece el ex presidente Caldera y la fabulosa academia española de la lengua. La misma que aceptó el término cantinflada como payasada y aguas para decir cuidado, para contentar a los mexicanos que tenían la desaseada costumbre de tirar el contenido de las bacinillas por el balcón y gritaban ¡aguas! como una extraña forma de consideración con los transeúntes que caminaban por las callejuelas, para que tuvieran el tiempo de ponerse a resguardo de la lluvia de excretas.

Caldera y la augusta academia introduce el término millardo a permuta de miles de millones, a su juicio porque es fácil pasar de millonarios a billonarios, no porque resultase penoso hablar de alguien que de millonario pasó a miles de millonario. Criterio ingenuo porque se puede decir en cambio multimillonario ya que no existe ningún billonario sobre la tierra pues los más ricos apenas cuentan con decenas de miles de millones y no centenares de miles de millones.

Algunos simplemente utilizan el anglicismo y hablan de billones en español como si se trataran
de miles de millones. El término correcto en español es miles de millones y que los norteamericanos e ingleses, como dice el lingüista Diez Losada que enderecen su entuerto. ¿Cómo es posible que no existan los thousand of million pero si los thousand of billions?

En el mundo existen 7,000 millones de habitantes no siete billones. El PIB de Panamá es de cuarenta y siete mil millones de dólares no de 47 billones de dólares. Estados Unidos tiene un PIB de 17 billones no 17 mil billones. 

Si te pareció interesante, te recomiendo:
EL SISTEMA ECONÓMICO PRIMITIVO
SISTEMAS ECONÓMICOS
SISTEMA ECONOMICO ESCLAVISTA
EL CANAL DE NICARAGUA
EL SIERVO DE LA GLEBA

VALIDO DEL 1 AL 31 DE MAYO DE 2015



No hay comentarios:

Publicar un comentario