LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

18 de enero de 2010

DE METRO A MEDIO METRO

Por Felipe Argote

Como la mayoría de los panameños soy un experto en sentido común. También en el tema del transporte, sin menosprecio del ingeniero Roberto Roy y todos los que tienen una mayor formación en esta disciplina. A mi juicio el centro de gravedad del problema del transporte es el método de trabajo a destajo. Esto significa que los conductores de buses deben completar una cantidad de dinero para pagar el día al propietario del bus y luego de cubrir sus propios gastos de gasolina, lavado del bus y salario del pavo o secretario más otros gastos lo que queda es su ganancia del día. Esto hace que los buceros anden como locos desesperados disputándose los pasajeros con peligro de muerte para los transeúntes y pasajeros. Adicional a que estos conductores sufren la explotación extrema al no contar con seguros social, vacaciones ni jubilación.

La eliminación de este sistema por otro en que el conductor sea un asalariado es conveniente a todas luces. Pero dicho lo anterior debo afirmar que no por eso cualquier cambio va a solucionar el problema de los trabajadores que por miles deben levantarse a las cuatro de la mañana para tomar un autobús mas allá de la periferia de la ciudad a fin de llegar a tiempo a su trabajo y luego deben viajar como sardinas a la hora de salida para llegar a su casa no antes de las ocho de la noche.

Tanto el gobierno anterior como el actual tenían como respuesta la creación de un sistema nuevo de buses. El gobierno de Martin Torrijos impulsaba la compra de nuevos buses por parte del gobierno para luego poner en licitación la administración de estos buses. Adicionalmente establecía el reemplazo de los actuales diablos rojos mediante el pago de 25,000 dólares a cada dueño de bus para sacar la unidad del sistema. El nuevo gobierno propone algo muy similar pero a diferencia del gobierno anterior los buses serán propiedad del concesionario, no del estado.

Por otro lado esta el metro, un sistema masivo de movilización de pasajeros que seria la columna vertebral de la nueva propuesta. El metro bus es una solución mientras este listo el nuevo sistema del metro que el gobierno de Martinelli durante su campaña electoral prometió tener en operación en tan solo tres años.

Me parece absolutamente desacertada la medida del metro bus. Creo que no solo los buses deben ser propiedad del estado sino también su operación, como en la mayor parte de las ciudades modernas. Para que esto además sea efectivo e incluya en la solución el problema de la movilización de los estudiantes que deben llegar a sus casas a las diez de la noche ya que por pagar medio pasaje se le limita su entrada a los buses hasta que les sea negocio a los buceros, o sea cuando ya se han movilizado la mayor parte de las personas que pagan pasaje completo. Este sistema para ser efectivo debe ser subvencionado por el estado para que los estudiantes de primaria viajen gratis y los de secundaria paguen medio pasaje. Si la operación es privada el estado deberá subvencionar al dueño de la concesión lo cual lo encarece porque no solo subvenciona el costo si no la ganancia del operador. Adicionalmente en el nuevo plan los buses serán propiedad del concesionario, dándole un gran peso no solo económico sino político. De haber alguna controversia el operador será capaz de paralizar el país con mayor efectividad que el SUNTRACS, los educadores y los médicos juntos.

Por otro lado el gobierno nacional ha dado a conocer que el metro ya no es el metro sino la primera etapa del metro, o medio metro, y que ya no viene desde Tocumen y Mañanitas, donde se concentra el problema de la movilización de los miles de trabajadores que no gozan de calidad de vida por pasarse media jornada laboral montado en un bus, pues solo vendrá del área de Los Andes al centro de la ciudad.

Esto significa que adicional al gran malestar que determina rá la construc ción de este sistema, la gran mayoría de los esperanzados pobladores de las afueras que soñaban con un sistema de trasporte masivo se encontrará que no están en el proyecto pues solo se podrá viajar dentro de la misma ciudad de metro a metro. Y no es que esté mal que el Metro llegue hasta la Gran Terminal de Albrook, solo que me parece que el gobierno y sus expertos deberían pensarlo mejor. Deben considerar que la primera etapa de construcción debe salir de Chilibre o Mañanitas y dejar a las personas en cuestión de minutos en el borde de la ciudad, tal vez en Los Andes o la entrada de San Miguelito, donde exista un terminal de buses que los disperse a los diferentes puntos del centro de la ciudad. La segunda etapa consistiría entonces en la más llamativa construcción del metro en el centro de la ciudad. Esto a mi juicio seria lo más inteligente, salvo mejor criterio.

1 comentario: