LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

18 de diciembre de 2009

EL EFECTO INVERNADERO

LAS MALDIVAS SE HUNDIRÁN BAJO LAS AGUAS DEL OCEANO ÍNDICO


Por Felipe Argote

En Copenhague Dinamarca se desarrolla desde el 17 de diciembre pasado la Conferencia de la ONU sobre el cambio climático. Esta reunión pretende desarrollar una discusión para frenar las causas del calentamiento del planeta y sus desastrosos efectos sobre la humanidad. La causa del calentamiento global es fundamentalmente la emisión de CO2 producto de la combustión de combustibles fósiles especialmente el carbón y el petróleo.

Al acumularse el CO2 en la atmósfera forma una capa que atrapa el calor del sol elevando la temperatura de la tierra. Esta aumento de la temperatura ya es causante de que se hayan derretido extensas áreas polares y que grandes trozos de hielo se hayan desprendido de la capa polar derritiéndose lentamente al moverse por el océano libremente. Esto eleva el nivel del mar y por tanto pone en peligro las ciudades costeras.

Para tener una idea de cómo nos afecta a los panameños directamente tan solo daremos un ejemplo. Se considera que la elevación de tan solo 30 centímetros del nivel del mar determinaría la necesidad de evacuar la ciudad de Colón. De seguir esta tendencia al calentamiento del planeta, para el año 2050 se espera que se eleve el nivel del mar en 70 centímetros. Pero la elevación del nivel del mar no solo tendría efectos de inundación sobre las ciudades costeras también elevaría los niveles de salinización de la aguas subterránea reduciendo el volumen de agua potable para el consumo humano y para la agricultura. Adicionalmente seria catastrófico para los manglares y áreas de desove de muchas especies marinas. Se calcula que en 50 años podrían desaparecer el 30 porciento de las especies de seguir esta tendencia.

Los mayores causantes del efecto invernadero son las plantas de producción de energía a base de combustible que emiten anualmente 2500 millones de toneladas de CO2 y la emisión de gases de los vehículos que emiten anualmente 1500 millones de toneladas de este mimo gas. Actualmente los Estados Unidos son responsables del 25% de la emisión deCO2 en el mundo a pesar de contar con tan solo el 4% de la población mundial. Contradictoriamente fue uno de los pocos países que no ratifico el llamado Protocolo de Kioto. No fue ratificado durante el gobierno de Bill Clinton en donde Al Gore, premio nobel por su lucha contra el cambio climático era su vicepresidente. Mucho menos fue ratificado durante el gobierno de Bush en donde además Estados Unidos se retiró del protocolo.

Este protocolo de Kioto fue un acuerdo firmado el 11 de diciembre de 1997 en donde los países industrializados se comprometían a reducir para el 2012 el 5% de sus emisiones contaminantes con respecto a los niveles de 1990 Esto incluye no solo el CO2 sino también el metano y el Oxido Nitroso además de tres contaminantes industriales.

Sin embargo doce años después no parece existir voluntad política para hacer efectivo el compromiso. El mayor emisor a través de su canciller Hilary Clinton en vez de comprometerse a reducir las emanaciones de gases se compromete a desembolsar 100,000 millones de dólares anuales a partir del 2002 cuando ni Hilary ni Obama estén en el gobierno norteamericano. Estas donaciones tendrían como receptores a los países pobres para atenuar los efectos devastadores que de hecho aceptan que tendrá el clima sobre estos países. China, otro gran emisor y con la mayor tendencia a aumentar las emisiones de gases en el futuro afirma que no hay tiempo para un acuerdo y que se debe salir de la conferencia con una declaración política. O sea con un manifiesto demagógico que no aterrice en nada concreto ni comprometa a nadie. En cambio Brasil se ha mostrado muy agresivo planteado su compromiso en disminuir sus emanaciones entre un 36.1 y 38.9 por ciento para el 2020. Y presionó para que los países industrializados, responsables del calentamiento se comprometan a reducirlo en al menos en un 25% en el mismo periodo. Recordó que Brasil es líder en biocombustibles y que "Esta cumbre no es un juego donde poder guardarse cartas en la manga", señaló Lula, quien dijo que no hay lugar para el conformismo y que es hora de actuar, porque "el veredicto de la Historia no salvará a quienes no asuman su responsabilidad".

Al final se empujo un acuerdo más político que preciso sobre la reducción de gases contaminantes. En el acuerdo establecido aparte por Estados Unidos, China, India y Sudáfrica se hace más énfasis en la ayuda económica contra el desastre que a evitar el cataclismo. Sin compromisos vinculantes, ni siquiera verificables, ya que China se niega a que ningún organismo internacional confirme la reducción de sus emisiones por considerarlos una intromisión en su soberanía.

Al respecto del acuerdo veamos lo que dijo John Sauven, director ejecutivo de Greenpeace en el Reino Unido:

"Parece que hay pocos políticos capaces de ver más allá de su propio interés, y todavía menos que se preocupen por los millones de personas que se enfrentan a la amenaza del cambio climático",

"Ha quedado claro que la lucha contra el cambio climático requiere un modelo de política radicalmente diferente al que han mostrado en Copenhague”.

Mientras los políticos escurrían el bulto, los representantes de las islas Maldivas, uno de los primeros lugares en desaparecer bajo el agua observaban impávidos como el mundo no hace nada para evitar su desaparición.
 Si te pareció interesante, te recomiendo:

LA SEÑORA PLEA Y EL  NIÑO TAUNG



No hay comentarios:

Publicar un comentario