LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

5 de diciembre de 2009

SIR JOHN MAYNARD KEYNES


Por: Felipe Argote

Hijo de tigre sale rayado. Pero a veces nacen con muchas más rayas que el padre. Este es el caso de John Maynard Keynes. Fue hijo de John Nevile Keynes, un economista de Cambridge seguidor de las ideas de Alfred Marshall el fundador de la corriente económica conocida cono la escuela de Cambridge. También se le considera a Marshall el fundador de la corriente del estado de bienestar pues según su propia afirmación considera que el objetivo final de la economía no es otra cosa que la solución de los problemas sociales.


Keynes nace en 1883 en Cambridge, Inglaterra donde su padre era uno de los seguidores de la escuela de Cambridge liderizada por Marshall. Luego de estudiar matemáticas, John Maynard decide especializarse en economía siguiendo el camino de la influencia de Marshall quien era amigo de su padre. A la edad de 23 años se va a trabajar a la India durante dos años. Allí publicó: “La moneda India y las Finanzas”. Posteriormente regresa y se coloca como profesor en la Universidad de Cambridge en donde permanece durante siete años. En 1918 Se casó con Lydia Lopokova, una bailarina del ballet ruso. En 1919 es uno de los representantes de la Gran Bretaña en el establecimiento del llamado Tratado de Versalles que aplica un duro régimen de reparaciones a Alemania luego de su rendición en la primera guerra mundial. Keynes renuncia ese mismo año por mostrarse en contra de los niveles de castigo contra los alemanas aduciendo que eran impagables y que iban a causar graves daños a la economía alemana con efectos negativos para el resto del mundo. Ese mismo año publica: “Las consecuencias económicas de la paz”. En 1926 se presenta en Oxford donde dicta la conferencia: “El final de Laissez Faire” en donde critica a las corrientes individualistas liberales que sin embargo sirvieron a finales del siglo XVIII para cambiar los conceptos de derecho divino de los reyes por el concepto del contrato social y la libertad individual, y para remplazar el concepto de derecho divino de la iglesia por la tolerancia y el concepto de que la iglesia es un conjunto de individuos que caminan juntos por decisión propia y no impuesto al mejor estilo de Torquemada.


Ésta crítica al laissez faire liberal y al concepto de la mano invisible y que el egoísmo es conveniente para la sociedad, lo desarrolla tres años antes de la gran recesión de octubre de 1929. La recesión se prolonga hasta mediados de la década del treinta debido a la terquedad de los economistas liberales que insistìan en que no debía haber ningún tipo de intervención para solucionar la crisis. Franklin Delano Roosevelt sin duda tomó las ideas keynesianas cuando inaugura el llamado “New Deal”, el estado comprometido y garante de la salud, la educación y el trabajo de los miembros de la sociedad.



Sin duda el mayor aporte de Keynes esta contenido en el libro: "Teoría General de la Ocupación, el Interés y el Dinero" en donde analiza la gran recesión iniciada con la caída de la bolsa de valores de Nueva York. Es Keynes quien logra introducir como un elemento primordial para explicar la reducción del consumo la llamada propensión marginal al ahorro. Esto es que a mayor ingreso las personas tienden a reducir el porcentaje de sus ingresos que dedican al consumo y en cambio aumentan el porcentaje dedicado al ahorro. Esto es así porque la capacidad de consumo de un individuo tiene un límite. Así, si alguien que gana salario mínimo se le eleva el salario es muy probable que casi la totalidad de la diferencia la dedique a comprar más alimentos, ropa etc. En cambio si alguien que posee alto nivel de ingreso recibe un aumento considerable en sus ingresos es muy probable que gran parte de sus ingresos adicionales lo deposite en un plazo fijo.


Adicionalmente considera que en periodos de recesión el estado debe, a costa de ser deficitario, impulsar el crecimiento de la demanda mediante planes de obras públicas que reduzcan la depresión del salario. Estas medidas, según Keynes elevan la demanda, lo cual hace que los inversionistas se decidan por crear empresas que respondan a esta demanda lo que a su vez eleva el crecimiento económico como una espiral.

Keynes representó a Inglaterra en la Conferencia de Bretton Woods. Allí propuso crear el International Clearing Union, una institución cambiaria que emitiría una moneda internacional que seria canjeable por las monedas de los países de las Naciones Unidas un cambio fijo. Su plan fue derrotado por el presentado por Estados Unidos a través de su representante Harry D. White. Los Estados Unidos era poseedor del 80% de todo el oro del mundo y era acreedor de sus aliados a quien les había vendido armas y hecho préstamos aprovechando que no participó en la guerra hasta 1942 y que el teatro de la conflagración no tocaba el territorio continental de los Estados Unidos. Así que impuso un patrón dólar oro con un valor de 35,00 dólares la onza como precio fijo. Además se creo en esta conferencia el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. En 1973, cuando el precio del oro dejó de ser conveniente para los Estados Unidos, y Francia e Inglaterra solicitaban que se les cambiaran sus excedentes de dólares por oro, según lo convenido en Bretton Woods, Richard Nixon a la sazón presidente de norteamérica eliminó unilateralmente el patrón y devaluó el dólar para tener ventaja en las exportaciones.


El modelo Keynesiano se hizo fuerte durante todo el periodo de la posguerra y para la mayor parte de los economistas fue el responsable del auge de la economía mundial posterior a la segunda guerra mundial. Sin embargo los economistas neoliberales de la escuela austriaca, consideran que esto no es cierto.

El modelo económico elaborado por Keynes es el marco de referencia del llamado modelo de sustitución de importaciones que fundamentalmente promueve la sustitución de los productos importados mediante políticas de incentivo de la industria nacional. Este modelo impulsa la participación directa del estado en la economía compitiendo en algunos casos con la empresa privada, pero incentivando la creación de industrias nacionales a la vez que estableciendo todo tipo de trabas a la importación de productos que compitan con aquellos producidos por la industria nacional. Todo los que podemos producir no lo debemos importar. Si existen fábricas de zapatos suficientes para cubrir el mercado nacional, no debemos permitir la importación de zapatos. Esta corriente del keynesianismo fue lo que en Panamá creo en la década del setenta la inversión estatal que llevó al estado a ser dueños de “La Fuerza y Luz” una empresa trasnacional norteamericana que nacionalizó y transformó en el IRHE y el INTEL, la creación de empresas estatales como Cemento Bayano, Air Panamá, Cítricos de Chiriquí, los ingenios azucareros, entre otros.


No podremos nunca saber si para el propio autor del modelo, este es el tipo de intervención estatal a la que refería como generadora de demanda agregada o si es una degeneración del concepto, ya que Lord John Maynard Keynes, quien fue nombrado Barón por Jorge VI de Inglaterra en 1942 en plena segunda guerra mundial y por tanto fue parte de la cámara de los lores, murió de muerte natural en 1946 poco después de terminada la segunda guerra mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario