LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

3 de abril de 2010

MALINCHE DE LAURA ESQUIVEL

Por: Felipe Argote

El libro, a pesar de que al final afirma contar con la colaboración de historiadores, contradice en algunos aspectos la historia generalmente reconocida de La Malinche, Mallinali  o Malitzin, hija del cacique Chimalpain y una joven y hermosa noble llamada Cimatl. Según Laura Esquivel Malinche ni siquiera era su nombre si no el otorgado a Hernán Cortez por los Náhua por ser Malinche el dueño de Mallinali. Adicionalmente la autora afirma que Doña Marina, como fue bautizada por los españoles, era una humilde mujer regalada por su madre cuando niña porque le estorbaba en la nueva relación amorosa luego de la muerte de su marido, y ya siendo una mujer joven regalada a Hernán Cortez por su nueva familia. En la historia descrita por Bernal Diaz del Castillo en “Historia Verdadera de la Conquista de la nueva España”, Mallinalli fue dada en ofrenda antes de la llegada de los españoles a los caciques Mayas de Tabasco, luego de la derrota del grupo nahua a la que pertenecía. Estos a su vez la regalaron a Cortez al ser derrotados por los españoles en la batalla de Centla. Según la tradición de los indígenas de la época al ser derrotados se entregaban princesas nobles como prueba de paz. Bernal Diaz del Castillo fue parte de la expedición de Hernán Cortés, por tanto tiendo a creer más en su versión que en la de Laura Esquivel.

De Laura Esquivel he leído “Como Agua para Chocolate”, “el Reino del amor” y este último, Malinche. Confieso que el primero me fascinó. Cuando supe que publicó un nuevo libro fui a adquirirlo tan pronto pude y qué desilusión al leerlo. El Reino del Amor no pude terminarlo. Este sinceramente no me pareció tan malo como el segundo pero bastante regular por decir lo menos. Tal parece que para Esquivel la colonización española fue un cuento de Hadas. Se inventó una historia de amor, aunque leyendo su propio libro se nota que no existió. Hernán Cortez según ella no logra cumplir con el compromiso y juramento que tienen los españoles de no abusar sexualmente de las mujeres indígenas a pesar que se las reparten como esclavas. ¿Quién se puede creer eso? La gran masacre de Cholula, en donde Hernán Cortés reunió en un patio cerrado a todos los nobles y señores principales de la población para agradecerles las atenciones que durante semanas le habían dado a él y sus hombres, y los sorprendió masacrándolos con los arcabuces primero y luego despedazando y desmembrando con las espadas a sobrevivientes y moribundos. No les dio la mínima oportunidad de defenderse ya que habían ido desarmados. Los Indígenas no eran capaces de sospechar tal infamia. Para ellos la guerra era algo noble. Los salvajes españoles estaban acostumbrados a matar a traición. Pero según Laura Esquivel esto fue justificado por el hecho que Cortez había recibido la información de que un ejército enviado por los mexica los esperaba afuera del pueblo, aunque según ella misma esto nunca fue confirmado. Por supuesto que no lo fue de lo contrario Cortés no se hubiera quedado dos meses en Cholula después de la masacre. Las muertes posteriores de seis mil de un total de 30,000 habitantes en las calles de Cholula sorprendidos por quienes no consideraban su enemigo, especialmente de mujeres y niños no fue hecha por los españoles sino por sus aliados tlaxcaltecas, según Esquivel. Mas sorprendente aun es afirmar que la epidemia de viruela traída por los españoles y que hizo desaparecer junto con los trabajos forzados al 97% de la población del imperio no fue traída por los españoles sino por los esclavos llevados por los españoles de Cuba. ¡Increíble!

En la redacción parece que Malinche ayuda a los españoles a la invasión de Tenochtitlán debido a su diferencia religiosa por los sacrificios humanos de los Mexica y su adoración por Quetzalcóatl. Pero La Malinche no era maya, era tan Mexica como Moctezuma, el emperador de Tenochtitlán, y de todo el territorio de lengua náhuatl que llegaba al sur hasta lo que hoy es Costa Rica. Igual que la mayor parte de los habitantes del imperio era descendiente de los que vinieron de Aztlán que significa tierra pantanosa y que le da origen al término Aztecas con que también se le conocen a los mexicas y a los de lengua náhuatl. Si Cortés la tomó como concubina y la mantuvo a su lado era porque hablaba la lengua maya por haber sido esclava de los mayas de Tabasco, luego Malinalli Tenépatl, que significa Marina la lengua, por su capacidad de hablar dos idiomas, traducía del maya al náhuatl ya que del maya al español traducía Gerónimo de Aguilar, un náufrago del buque Santa Maria de la Barca, que había logrado sobrevivir al naufragio y junto con otro español, Gonzalo Guerrero, se habían integrado a los indígenas mayas. Al llegar Cortez a la isla de Cozumel supo de la existencia de los náufragos españoles. Mientras Gerónimo se unió a Cortés y traducía del español al maya, Malinche traducía del maya a su lengua natal el náhuatl a Moctezuma. Gonzalo Guerrero se negó a regresar con los españoles pues se había casado y tenía hijos. Se dice que inclusive luchó contra los españoles.

La redacción de La Malinche de Laura Esquivel es muchas veces pesada porque estira demasiado en lo florido, en lo metafórico al punto del empalagamiento. Sinceramente la lectura de Malinche me ha resultado en una pequeña tortura, nada que ver con la muy buena "Como Agua para Chocolate", aunque a diferencia de “La ley del amor” no fue tan mala como para evitar que la terminara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada