Entradas populares

14 de octubre de 2020

PROPUESTA PARA SALVAR EL SISTEMA DE PENSIONES

 


Por Felipe Argote

El sistema de pensiones lo define la sociedad: si cree que está obligado a sustentar a sus ancianos que dejaron su vida construyendo el país o si considera. igual que los antiguos vikingos, que se debe hacer el aestteptup esto es obligarlos a saltar de un precipicio para que dejen de ser una carga.

Plantear que son los actuarios los responsables de dar la salida a la crisis de pensiones es un planteamiento mínimamente irresponsable. Los actuarios son contadores, no están ni de cerca en capacidad de presentar una estrategia país. Es como poner al contralor a decidir la estrategia de la empresa. Es probable que algunos actuarios se ofendan por este planteamiento, pero como me dicen que son solo siete en todo el país, pues no serán muchas los detractores, por lo que asumo las consecuencias de ese enojo minoritario.

Yo creo que las nuevas generaciones no encuentran el país en una selva virgen. Todos los activos que encontraron no hay razón para pensar que deben recibirlos gratuitamente, solo porque fueron construidos por sus padres y abuelos. No podrán pagarlo todo, son muchos miles de millones que reciben en carreteras, puentes y un canal en operación, conquistado por la lucha de generaciones anteriores, responsable de al menos el 8% del PIB. Por eso tanto la sociedad como los jóvenes deben abonar a los ancianos parte de sus ingresos. No dudo que muy pocos jóvenes estarán en contra de este planteamiento, conocedor de la sensatez e inteligencia de nuestra juventud.

Creo que el país está en deuda con sus jubilados. Es una vergüenza ver a una señora de más de ochenta años sonando una paila en medio de la calle, luchando por un miserable bono de 100 dólares en el país de altos ingresos, alguien que fue parte de la generación que puso su vida en riesgo luchando para sacar de nuestro país a la mayor potencia económica y militar de la historia, que enfrentó a la mayor potencia nuclear con piedras, palos y la determinación de dejarle a las generaciones futuras un país libre. Esos ancianos y ancianas que vemos en las calles son responsables de la recuperación del canal, fuente del crecimiento económico del país, no es justo que la nación le haya pagado con el desdén y el desprecio, mientras unos pocos concentran la riqueza generada por su arrojo, su valentía y su patriotismo.

Debo aclarar que no estoy a favor del sistema solidario cómo funcionaba antes de la Ley 51 de 2005. No me parece que debemos pagar pensiones a multimillonarios que llevan más de 20 años cobrando 10 veces lo que pusieron en el fondo de jubilación, porque son los que viven más años, ya que tienen una mejor calidad de vida y disfrutan de una muy superior atención de salud. Tampoco estoy de acuerdo que grupos de empleados públicos se hayan favorecido con jubilaciones diferentes al resto, jubilándose desde los 43 años con su último salario mientras muchos trabajadores de agotadora faena han tenido que trabajar hasta los 57 años las mujeres y 62 años los hombres. No me parece que haya quienes ganen altos salarios de asesores o profesores universitarios con poca carga horaria y a la vez reciban 2,500 dólares de jubilación del aporte de obreros y empresarios mientras ganan otro jugoso salario en el estado. No estoy por el sistema individual porque ya hemos dicho que las generaciones posteriores deben abonar algo de lo que reciben del país, además nadie se puede jubilar con 30% del salario. Según los cálculos de quienes defienden este sistema individual, se tendría que aportar por 75 años para recibir lo mismo que reciben los actuales jubilados. Esto significa que se deben iniciar los aportes al sistema de jubilación desde los nonatos o los aportes deben ser el triple, esto es el 40.5% del salario por 25 años solo para percibir lo que ahora se percibe que se evidencia insuficiente para el retiro digno.

Abundan los análisis y elucubraciones sobre los inconvenientes que tienen los sistemas de pensiones, pero hay gran orfandad de propuestas de cómo solucionar el problema, salvo el viejo esquema paramétrico de elevar la edad de jubilación hasta un día antes de la muerte o subir la cuota a niveles que resulta mejor estar desempleado o seguir en la informalidad. Por eso a riesgo de seguir en solitario presento la síntesis de una propuesta que tienen elementos de mayor complejidad que hemos ya tocado y otros que podríamos desarrollar la elucidación posteriormente.

Propongo:

Que se elimine el descuento del programa de enfermedad y maternidad a los jubilados mayores de 65 años que no se beneficien con el máximo monto que otorga el seguro social.

Que se establezca una pensión mínima digna para jubilados y jubiladas igual al 65% del salario mínimo del sector comercial.

Que se ajuste cada dos años el monto de jubilación en la misma proporción que el salario mínimo para que los jubilados no vean reducido su poder adquisitivo.

Que los aportes de los asegurados al sistema de pensiones hasta dos salarios mínimos se destinen al sistema solidario y el resto, si lo hay, pase al sistema individual.

Que los jubilados de altos ingresos solo reciban lo que aportaron más intereses generados. Los que actualmente lo cobran que le sean suspendidos de inmediato.

Que se modifique el sistema de fondo de cesantía y pase a ser un seguro de desempleo manejado por el Seguro Social.

Que aquel que cobre jubilación y entre a trabajar al servicio público o privado se le reduzca la pensión en proporción a las horas trabajadas.

Que todo aquel que siga trabajando en la empresa privada pague seguro social y no sea sujeto a cobrar como servicios profesionales.

Que todos los trabajadores de plataformas tecnológicas de transporte y reparto motorizado se les retenga el seguro social en la fuente y que las plataformas paguen su parte correspondiente.

Que se haga expedita y eficiente la forma de aporte de trabajadores independientes y profesiones liberales a la vez que se aplique la obligatoriedad so pena de sanción monetaria.

Que los jóvenes emprendedores paguen solo 5% de un salario mínimo como aporte al Seguro Social para cubrir el sistema de enfermedad y maternidad con la posibilidad de abonar a su pensión pagando 5% adicional.

Que luego de aportar por un mínimo de dos años sean sujetos a un programa de crédito muy blando a jóvenes emprendedores de los fondos del Seguro Social para sus emprendimientos.

Que lo correspondiente al sistema mixto cuando fallece el o la propietaria pase inmediatamente a los herederos que haya destinado el asegurado fallecido en las proporciones que decida y que no sea el Seguro Social el que determine a quien entregarla.


Felipe Argote

Octubre de 2020

Si te pareció interesante te recomiendo



1 comentario: