LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

14 de marzo de 2010

EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS

Por: Felipe Argote


Bruno, el hijo de un oficial nazi se muda junto con sus madre, padre y hermana a un lugar alejado de la ciudad, donde su padre ha sido trasladado por ordenes del ”furia” a una misión muy importante. Se trata de administrar una actividad que Bruno de 10 años no entiende muy claramente pero que se ubica lejos de la ciudad, justo detrás de una cerca tras la cual vive una gran cantidad de personas de aspecto triste que tienen la asombrosa costumbre de andar en pijamas todo el día. El sitio está ubicado muy lejos de Berlín en donde Bruno ha crecido en una casa grande y cómoda. Tan grande que aun Bruno no había explorado todos sus recovecos. Y eso que lo que más disfruta Bruno es explorar. De hecho ya había decidido que ser explorador seria su profesión cuando fuera mayor.

Bruno extraña su casa en Berlín ubicada en una calle tranquila donde había muchos niños. En Berlín, donde podía ver a la gente caminando o sacando mesas a las aceras donde se ponían a conversar y tomar bebidas espumosas. Allí la gente debía ser muy graciosa porque cualquier cosa que decían se celebraba a carcajadas, aunque últimamente también en Berlín las personas parecían nerviosos y poco felices. Extrañaba a Martin, Daniel y Karl sus tres mejores amigos para toda la vida como se llamaban entre ellos.

Pero Bruno no tiene opciones. A la inexistencia de casas y niños por los alrededores se suma la pésima relación con su hermana mayor cuyo odio es recíproco. Bruno decide desarrollar largas caminatas en solitario acudiendo a su habilidad como explorador. Además de que no hay mucho que hacer en esa zona donde se encuentra su nueva casa. Decide caminar por horas bordeando la cerca de la gente que viven en pijamas de rayas hasta que a unos kilómetros se encuentra detrás de la cerca con un niño triste vestido de pijama y con la cabeza rapada del que se hace amigo. Bruno encuentra en él tantos aspectos interesantes que decide diariamente caminar hacia el mismo punto distante a conversar largas horas con su nuevo amigo teniendo la cerca de por medio. Gracias a su nuevo amigo cuyo nombre es Shmuel, quien a pesar de ser polaco habla muy bien el alemán, se entera que su nueva vivienda no está en Alemania sino en Polonia.

Hasta que un día el niño lo invita a pasar por debajo de la cerca aprovechando una hendidura en la tierra por donde ningún adulto podría cruzar pero sí un niño de diez años. Para camuflarse entre los habitantes de pijamas a rayas el niño le consigue uno a su nuevo amigo alemán que se confunde entre los demás gracias a que su padre había decidido pelarlo al rape para desembarazarse de un nido de piojos que se había instalado en su cabello

John Boyne es un escritor irlandés nacido en Dublín, Irlanda en 1971. Antes de “El niño de la Pijama de Rayas” había escrito The Thief of Time, The Congress of Rough Riders, Crippen y Next of Kin, sin embargo este último ha sido su mayor éxito sin lugar a dudas. La novela tiene mucho de originalidad e imaginación aunque en algunos momentos parece desviarse del tema central e introducir elementos que parecen llevarnos a historias laterales que resultan luego inconclusas. El niño de la pijama de rayas es un libro que recomiendo por su mensaje humano, especialmente de la estupidez de las guerras y cómo pueden hacerle daño a las personas que más queremos, al no tomar en cuenta que el supuesto enemigo también tiene familia, esposa e hijos que son los que más dolor y sufrimiento reciben en las conflagraciones.

1 comentario:

  1. esta super sentimental.... te cuento que estuve llorando mucho............ esta muy bonita... felicitaciones
    atte the princess girls ecuador(paola)

    ResponderEliminar