LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

7 de abril de 2016

LOS PAPELES DE PANAMÁ

Por: Felipe Argote


No ahondaré sobre los aspectos legales de esta maraña, porque soy enemigo de los economistas que sustentan sus posiciones con argumentos legales, tanto como a los abogados que se convierten en  ”wanabe” economistas.

Sin embargo, imagínate que eres un abogado y a tu firma se presenta Leo Messi, quien tras aceptar tomarse un selfi contigo, te solicita la organización de una sociedad totalmente legal, a la vez que te pide confidencialidad. ¿Acaso te parece lógico que le contestes que no le darás ese servicio, porque te corres  el riesgo que su objetivo puede ser evadir impuestos en España?  Ridículo.

Abrir compañías a extranjeros es legal en todas partes del mundo y la confidencialidad no es algo fuera de lo común. El fondo del  escándalo de los llamados “papeles de Panamá”, está en la carrera desesperada de los países desarrollados en recesión desde la crisis financiera de 2008, de procurar solucionar su problema económico persiguiendo a sus ciudadanos y a los extranjeros residentes en sus países en donde quiera que se escondan, para meterle las manos en los bolsillos.

El sistema fiscal panameño es territorial o de la fuente. Eso significa que el estado panameño solo cobra impuestos a sus nacionales y a las compañías y personas que viven en Panamá de sus ingresos provenientes de operaciones dentro del país. Nosotros estamos tan acostumbrados a este sistema que a nadie se le ocurre preguntar cuánto pagó Mariano Rivera al fisco panameño por los millones que ganó con los yanquis de Nueva York. A nadie se le ocurre indagar cuánto pagó Manos de Piedra Durán por los millones que se ganó peleando en Las Vegas. Si nuestro ídolo, quien sí pagó la mitad de este ingreso al Tío Sam antes de salir del aeropuerto, tuviera que pagar otro tanto en Panamá, pues hubiera peleado solo por la gloria.

En cambio, los países desarrollados, Francia, España, entre otros, cobran impuestos a sus nacionales
en donde quieran que se encuentren, aunque vivan por 50 años en el nevado Himalaya.

Hoy, ante su crisis económica, exigen a los países como el nuestro, en donde un francés establece una sociedad anónima y para evitar tener que pagar cargas fiscales hasta del 70% por una operación que se desarrolla muy lejos de sus fronteras, coloca al chofer de presidente de la compañía, a la mucama de secretaria y al jardinero de fiscal. Aunque el francés no aparece como directivo, la cuenta de banco por cierto que estará a su nombre, a fin de evitar que la mucama y el jardinero se hagan cheques para viajar a Francia.

Los países desarrollados quieren entonces que Panamá le dé automáticamente toda la información de franceses, ingleses etc. que tengan cuentas en Panamá. A cambio promete dar información igual de cuentas de panameños en sus países. Pero para Panamá esa es información intrascendente porque, como hemos dicho, nosotros no cargamos a nuestros nacionales por sus ganancias en el extranjero.
Para presionar a países como el nuestro, han creado organizaciones como el GAFI, Grupo de Acción Financiera Internacional y la OCDE, Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, que toman acciones unilaterales, en donde colocan en listas negras y grises a quienes creen que no cooperan lo suficiente para que ellos reciban la información para fines fiscales, sin siquiera tener el derecho a la legítima defensa.

Ante esa arbitrariedad y lo catastrófico para nuestra economía que pueden resultar sus medidas, Panamá ha cumplido con 40 medidas establecidas por el GAFI como condición para sacarnos de la lista gris. Hace unos meses esta organización no tuvo más remedio que sacarnos de esta lista. Ante esto, la siguiente medida es hacer un muy bien financiado escándalo internacional de proporciones bíblicas, en donde no han hecho otra cosa que publicar una lista de miles de directivos de sociedades organizadas por una empresa transnacional panameña, aunque en su mayoría inscritas en Islas Vírgenes Británicas.

Los nombres que aparecen no necesariamente significan que estos han desarrollado actividades ilegales, pero han resultado devastadores para políticos que en sus países hablan de patriotismo y de austeridad ante la recesión, mientras tienen sociedades en otros países y no lo ha declarado a sus electores.

En el caso de un artista o un deportista que obtuvo ingresos por presentarse en un país latinoamericano, aunque vive en España, prefiera que se le pague a su sociedad anónima, para desde esa cuenta, poder comprar un auto a su sobrino en Argentina o adquirir para si una casa de playa en Chile, sin llevarlo a Europa donde le quitarán hasta el 70% en impuestos, solo por ser residente en uno de esos países. Ante esto Francia y España se disgustan con el país que le brindó la posibilidad de abrir la sociedad. Es como si un médico desarrolla una actividad ilegal como el aborto y quieren castigar a la universidad que le dio el título.

Actualmente algunos países subdesarrollados, como históricamente ha sucedido, se prestan como
instrumento de estos organismos de los países desarrollados. Me pegunto si México o Colombia le exigen información de sus nacionales a Estados Unidos o España para cobrarles impuestos. No imagino el volumen de improperios con lo que le contestarían su petición estos países. La gran mayoría de las sociedades organizadas por Mossack y Fonseca fueron organizadas, no en Panamá, sino en las Islas Vírgenes Británicas.

Lo más interesante es que gran parte de estas medidas perjudican más a sus propios países. En su desesperada carrera por cobrar impuestos, no se percatan que todas las medidas restrictivas al movimiento de capitales a quien más le hacen daño son sus propios países y es responsable de un porcentaje nada despreciable de la desaceleración económica mundial. O peor, son conscientes de ello, pero más le temen a la reducción de ingresos fiscales en países como los del norte de Europa, en donde el 30% de los trabajadores son empleados públicos o Francia, donde más de uno de cada cuatro trabajadores son pagados por el erario público.

El éxito económico de Panamá no se debe a que es un escondite de bandidos como pretende mostrar la OCDE y sus periodistas pagados, es gracias al duro trabajo de los panameños y a los héroes y mártires que lucharon por nuestra soberanía, a varias generaciones que se jugaron la vida por lograr la recuperación de nuestro mayor recurso natural, tanto como a las nuevas generaciones que han demostrado al mundo que podemos ser muy eficientes administrando nuestro canal.

Tal vez sea eso lo que no nos perdonen algunos, que Panamá inaugure pronto un nuevo canal ampliado, mientras sus ancestros quebraron a sus propios ciudadanos, sin poder completar la obra.

Si te pareció interesante, te recomiendo:
LA PRUEBA DEL ÁCIDO
INDICE DE SOVENCIA
CAPITAL NETO DE TRABAJO
PERIODO DE CUENTAS POR PAGAR
ROTACION DE ACTIVOS
PERIODO DE CUENTAS POR COBRAR
ROTACIÓN DE INVENTARIO
HABLA EN ESPAÑOL, CUENTA EN BALBOAS
O sígueme en ECONOMÍA EN 10 MINUTOS O MENOS







No hay comentarios:

Publicar un comentario