LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

2 de mayo de 2010

LOS MÁRTIRES DE CHICAGO


Por: Felipe Argote


El primero de mayo de 1886 los grupos anarquistas de Chicago, Illinois, convocaron a una huelga general para lograr la jornada de 8 horas. Sus dirigentes eran en su mayoría inmigrantes europeos, especialmente alemanes. Su mejor instrumento de propaganda el periódico anarquista escrito en alemán Arbeiter-Zeitung, también conocido como el Chicagoer Arbeiter-Zeitung, el periódico de los trabajadores. Ese día todas las fábricas de Chicago se unieron a la huelga, con la excepción de la fábrica Mc Cormik que funcionaba a base de la contratación de esquiroles desde febrero, ya que sus obreros habían parado para protestar porque los dueños de la fábrica habían decidido imponer un descuento obligatorio en sus salarios para construir una iglesia.

En medio de la concentración de los huelguistas suena la sirena de salida de un turno de la fábrica por lo que los concentrados se fueron sobre los rompehuelgas y se formó una batalla campal. La policía interviene disparando a quemarropa contra el sector de los huelguistas. Mata a seis y hiere a decenas. Adolf Fisher un inmigrante alemán, anarquista, redactor y tipógrafo del Chicagoer Arbeiter-Zeitung estuvo presente en el momento de la matanza. Indignado se dirige a la redacción del periódico y escribe una proclama denunciando a la policía y llamando a la insurrección. Imprimió 25,000 volantes de la proclama que se repartieron al día siguiente en medio de una manifestación de 50,000 personas que fue reprimida violentamente por la policía.

El día 4 de mayo siguiente se realiza una concentración en Haymarket Square que había sido autorizada por el alcalde de Chicago. El alcalde Harrison estuvo presente en la concentración para garantizar la seguridad de los manifestantes, consciente de la belicosidad del jefe de la policía John Bonfield. Al terminar la concentración el alcalde se retiró y gran parte de los manifestantes. Debido a que algunos permanecieron en el sitio, el jefe de la policía decidió desalojarlos por la fuerza con el argumento que ya había terminado la concentración. En medio de la represión policial alguien tiró un artefacto explosivo a la policía matando a un agente e hiriendo a otros. La policía respondió la afrenta disparando contra la multitud matando e hiriendo a un número indeterminado de trabajadores.

Luego se inicio la cacería. Un gran número de obreros fueron encarcelados. Especial atención tuvieron los miembros del periódico Arbeiter-Zeitung, en su mayoría alemanes quienes fueron condenados a muerte: El editor August Spies, alemán, el redactor de la proclama llamando a la insurrección Adolph Fisher, alemán, George Engel, alemán, Louis Ling, alemán y el norteamericano Albert Parsons murieron ahorcados. Mientras el pastor metodista inglés Samuel Fielden fue condenado a cadena perpetua, Michael Swabb, alemán, fue condenado a cadena perpetua y Oscar Neebe, norteamericano y gerente del periódico fue condenado a 15 años de prisión. Hubo mucho de xenofobia en esta decisión ya que el único norteamericano condenado a muerte, Albet Parson, estaba casado ilegalmente con Lucy González, nacida esclava, originaria de Waco Texas, hija de una mexicana negra y un indígena creek en un tiempo en que estaban prohibidos los casamientos interraciales. Ambos habían huido de Texas por amenazas de linchamiento cuando Parson impulsaba una campaña por el voto de los negros.

A pesar de ser uno de los episodios más vergonzosos de la historia norteamericana, el primero de mayo, reconocido internacionalmente como el día del trabajo, tiene a Estados Unidos como una de sus excepciones. Sin embargo a partir del 2006 el primero de mayo se ha establecido unilateralmente por los grupos defensores de los inmigrantes como el día del trabajador inmigrante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario