LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

12 de abril de 2014

LA PRINCESA BOCATOREÑA DE LIECHSTEINTEIN



Por Felipe Argote

Con un PIB per cápita de más de 100,000 dólares se ubica entre Suiza y Austria, al sur de
Alemania y al norte de Italia un pequeño país denominado el principado de Liechteintein. Este es uno de los dos países del mundo que aun poseen nombre de personas. El otro es Arabia Saudita de la familia Saud.

Con 36,000 habitantes y 160 kilómetros cuadrados el principado de Liechtenstein tiene una larga historia desde la época medieval. Su origen surge de la compra por parte de Juan Adan Andres de Liechtenstein un noble de la lejana Silesia, del señorío de Schellenber y el condado de Vaduz. Luego Carlos VI, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico determinó en 1719 la unión de los dos señoríos para formar el principado de Liechtenstein. Desde ese momento el principado ha sobrevivido a las guerras napoleónicas y a la primera y segunda guerras mundiales a veces apoyándose en Austria y otras en Suiza. Actualmente el principado utiliza como moneda el franco suizo y deja recaer en el ejército suizo la defensa del país, ya que como cuerpo armado solo cuenta con 83 policías

Este principado no es sin embargo el país más pequeño de Europa. Con sus 160 kilómetros cuadrados es más grande que San Marino de 61 kilómetros cuadrados, Mónaco de 2 km cuadrados y el vaticano con 0.44 kilómetros cuadrados. En el principado se habla alemán y la religión mayoritaria es la católica (76%).
Su base económica es actuar como paraíso fiscal, captando 100,000 millones de euros y 75,000 fundaciones, con un tercio de la población inmigrante.

En este pequeño principado europeo todo era alegría y tranquilidad hasta que irrumpió en el castillo Ángela Gisela Brown, una hermosa bocatoreña con un despampanante cuerpo caribeño y un hermoso rostro de agradable sonrisa.

Ángela nació en la costeña provincia de Bocas del Toro el día tres de febrero de 1958.
BOCAS DEL TORO
Bocas es una isla paradisiaca colmada de turistas e inmigrantes europeos y norteamericanos. Sus transparentes aguas, sus playas de blancas y finas arenas, sus avistamientos de delfines que juguetean alrededor de las embarcaciones dictaron los primeros años de la hermosa princesa.

Bocas del Toro es una provincia que fue parte de la capitanía general de Guatemala durante la época colonial, que luego se transforma en la República Federal de Centroamérica, mientras el resto de Panamá era parte del virreinato de Nueva Granada junto con lo que hoy Colombia, Ecuador, Venezuela, parte de Perú, Brasil y Guyana. Sin embargo Bocas del Toro fue tomado de hecho en 1836 por lo que en ese momento era la República de la Nueva Granada, de la que Panamá era un departamento. Al independizarse Panamá de la Gran Colombia en 1903, la provincia pasó a ser parte de Panamá. Fue parcialmente recuperada temporalmente por los costarricenses durante la guerra de Coto, pero regresó a manos panameñas tras la derrota de Costa Rica en el área de Coto y la imposición posterior por parte de los Estados Unidos del fallo White.

BOCAS
Bocas del Toro está poblada por indígenas gnöbe buglé y nasó, y afro descendientes como Javier Francisco Brown y Silvia Maritza Burke, los padres de Ángela Gisela Brown Burke, a quien enviaron a estudiar diseño a Nueva York. Allí hizo una carrera e hizo amigos de varias partes del mundo. En una recepción conoció a Maximilian Nikolaus Maria, príncipe de Liechtenstein, nacido el 16 de mayo de 1969. Luego de vivir juntos un tiempo en Nueva York la pareja de la cual Ángela es mayor por 11 años de diferencia decidió casarse.

Efectivamente, el 29 de enero del año 2000, cuatro días antes de su cumpleaños número 42 Ángela se casa con el príncipe de Liechtenstein en una ceremonia que curiosamente no se desarrolla en el castillo del principado sino en la ciudad de Nueva York, aunque fue una boda convocada y organizada por la monarquía, convirtiendo a Ángela en la primera afro descendiente que forma parte de una corte real europea.

LIECHTENSTEIN
Un año después, el 18 de mayo de 2001, nace su único hijo, el príncipe Alfonso Constantino, el cuarto en línea de herencia de la corona.

La familia vive en Alemania donde su hijo cursa estudios. Alfonso,  a sus 7 años, habla perfectamente el español, el inglés y el alemán.  Maximiliano es un hombre de negocios cuyos intereses entre otros es ser parte de la directiva de la cadena de colegios Knightsbridge School International.  Ángela sigue siendo diseñadora y cuenta con una línea de ropa con su nombre. Se sabe que visita Panamá y Bocas del Toro regularmente y le gusta ir de compras a los malls en la ciudad. Adicionalmente se conoce que la familia ha comprado tierras y construido una casa en Pedasí, provincia de Los Santos, un hermoso lugar al borde del océano Pacífico.

La princesa Ángela es por supuesto ciudadana de Liechtenstein, sin embargo no hubiera podido votar hasta 1984 debido a la discriminación que existía en aquel país. En efecto, apenas en 1984 los hombres de Liechtenstein aprobaron en referéndum que las mujeres tuvieran derecho al voto por un escaso margen de 51.3% a favor y 48.7% que votaron en contra, siendo el último país en Europa en permitir a las mujeres el voto.



Si te pareció interesante, te recomiendo:


NEW ORLEANS: CAJUN Y ZYDEKO




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada