LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

9 de enero de 2017

LA BAJA AUTOESTIMA PANAMEÑA

Por: Felipe Argote


A propósito del 53 aniversario del nueve de enero, he visto nuevamente la campaña sistemática, en donde más que resaltar la capacidad de nuestro pueblo de enfrentarse con las manos desnudas a la mayor potencia bélica del mundo, la mayor parte de la cobertura es para insistir que las generaciones actuales ya no son patriotas, que en vez de ir a las conmemoraciones se van a la playa, que nuestra juventud es indiferente y superficial, que esas eran generaciones pasadas.

Por motivo de trabajo viajo constantemente, soy testigo que en casi todas los países del mundo se habla bellezas de Panamá, de nuestra capacidad para lograr la reversión de nuestro canal y de administrarlo eficientemente, tanto como para lograr la obra titánica de la ampliación. Se comenta de nuestro crecimiento económico, de nuestro futuro como país avanzado a mediano plazo. Todo el mundo quiere venir a vivir en Panamá y en no pocos lugares nos ponen como ejemplo a seguir. Escuché en un foro al ex presidente de Chile, Ricardo Lagos,  decir que estaba sorprendido que los panameños no fuéramos conscientes de lo orgullosos que debíamos sentirnos y de cómo los chilenos, como parte del conjunto de latinoamericanos, se sentían un  poco orgullosos también de poder mostrar cómo un pequeño país latinoamericano no solo fue capaz de desembarazase de la colonización del país mas poderoso del mundo, sino que ha demostrado, con la ampliación del canal, su capacidad de hacerlo mejor que los Estados Unidos.

Escuché a un empresario costarricense, sorprendido por lo duro que somos con nosotros mismos, decir que nuestro pesimismo es quizás el que nos impulsa a desarrollar tareas que parecen imposibles para otros países pequeños, ya que nos obligamos a esforzarnos mucho más.

Cierto, en casi todos los países del mundo se habla muy bien de Panamá, pero no en todos, solo en uno veo que sistemáticamente se habla mal de los panameños y es aquí… en Panamá, por panameños.

Esta reflexión la elaboré luego de ver la información que COPA, la línea aérea de bandera panameña, es la segunda más puntual del planeta. Utilizo COPA muchas veces en mis viajes, pero también otras líneas internacionales y puedo testificar que quienes trabajan allí no son suecos, suizos, alemanes, ni japoneses, son jóvenes panameños y panameñas, algunos del interior, muchos graduados de escuelas públicas, muy entusiasmados con su empleo, con alta autoestima, en donde sienten que hacen algo que les gusta, viajar y conocer otros países, y además reciben dinero por hacerlo.

Cómo entonces insistimos en hablar de hora panameña como sinónimo de tardanza, si resulta que nuestra línea de bandera es más puntual que los suizos, los alemanes y los japoneses.

Lo que pasa es que COPA, una empresa muy bien administrada, en donde su gerente cada vez que le preguntan afirma que la razón de su éxito es la calidad de los trabajadores panameños, inicia en cada trabajador con un proceso de adiestramiento y luego lo coloca en su posición. Si tomamos cualquier joven y lo ponemos a atender un restaurante sin adiestramiento tendremos lo que criticamos, un mal servicio, y luego se utiliza esto para justificar contratar a un extranjero desesperado, dispuesto a trabajar por menos de lo que establece la ley.

Esta campaña por bajar la autoestima de los panameños en los medios de comunicación, incluyendo hasta las caricaturas, creo que no es de mala fe, es el producto de una generación que le ha costado sacudirse el complejo de inferioridad, por haber vivido la experiencia de ser una semi colonia norteamericana, que no entiende que la juventud actual no tiene razones para salir a defender la soberanía porque ya la disfruta, pero que sin duda saldría a defenderla si cambiaran las condiciones.  No lo dudo.

Los panameños y las panameñas  logramos lo que gran parte de la humanidad creía imposible, recuperar nuestro mayor activo de manos de la potencia económica y militar más poderosa de la historia mediante la negociación, y la presión popular, incluyendo la sangre de los mártires, especialmente de la juventud y la intelectualidad. Hemos logrado en general poner esta riqueza al servicio de nuestro país, bien administrada con la capacidad de más de 10,000 panameños y panameñas que trabajan en el canal.  Ahora la compañía panameña de aviación COPA por segundo año consecutivo es declarada la segunda, muy cerca de la primera, línea aérea más puntual del mundo, con 12,000 empleados y empleadas, la gran mayoría juventud panameña.   

Tenemos muy buenas razones para sentir orgullo de nuestro país, con un número desproporcionado de talentos con respecto a su población en deporte, arte, ciencias, intelectualidad, salvo que no ha existido una buena distribución de la riqueza que generamos, pero eso… es otra historia.

Si te pareció interesante te recomiendo:
NO HAY MALOS TRABAJADORES, HAY MALOS JEFES
POBREZA Y EDUCACIÓN
ESCUELA MODELO
ESTUDIANTES ADOLESCENTES ORGANIZAN ORQUESTA
TODOS CONTRA LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES
ANEL DAVID RUIZ NO ES NOTICIA
QUIEN ES DANIEL ARGOTE
HERSILIA RAMOS DE ARGOTE
OLGA SINCLAIR: MUJER DESTACADA DEL AÑO

1 comentario:

  1. Me gustó su publicación Felipe, definivamente que si tenemos múltiples buenas razones para sentir orgullo de nuestro país, de lo he se ha logrado luego de muchos años de lucha, esfuerzos y gestiones de cambio llevadas a cabo por panameños que queremos el bienestar y mejora continua de nuestro páís; sin embargo, pareciera, o ciertamente para desventaja nuestra, los medios escritos, radiales y televisivos comunican o han publicado mejor que las malas actitudes, poco interés de sentirse orgullosos por lo logrado, rebasan lo bueno que con mucho esfuerzo y tiempo dedicado se ha logrado en nuestra vida republicana. No desmayemos Felipe, hay mucho avanzado y logrado, pienso que el cambio deseado, además de gestionarse desde los colegios, debe organizarse a partir de los núcleos familiares desde las comunidades y areas residenciales. Una, dos o tres familias solas disperdas no logran tanto como lo harían 600 familias de un residencial o 30,000 de varios residenciales con objetivos y metas comunes para mejorar sus comunidad.

    ResponderEliminar