LO ARTÍCULOS MAS LEIDOS

15 de octubre de 2010

LA ESPADA DE DAMOCLES

Por: Felipe Argote


Damocles en la corte de Dionisio II
Luego de escuchar una serie de frases elaboradas que muchas veces se utilizan como muletilla por los oradores, sin conocer el fondo de su significado y con el único objetivo de impresionar a su público, he decidido desarrollar una nueva sección en mi blog en donde procuraré elaborar una definición ya sea etimológica o histórica de estas frases.

¿Cuántas veces hemos escuchado que tal o cual situación resulta en una espada de Damocles? Esto se afirma generalmente cuando existe una amenaza latente que puede ser por ejemplo una ley represiva, que aunque no se utilice ahora puede ser esgrimida en cualquier momento. Es pues algo así como un peligro permanente del cual no podemos escapar mientras siga vigente.

La espada de Damocles en realidad no era de Damocles sino de Dionisio II el viejo. Este último era un tirano de Siracusa, como se llamaba la isla de Sicilia en el siglo IV A. C. cuando aún era dominada por los griegos. En esta isla nacio Arquímedes el más importante cientifico y matemático de la edad antigua iniciador del calculo integral.

Arquímedes

Damocles era reconocido como un lisonjero exagerado de la corte de Dionisio II. Se la pasaba platicando a todo el que estuviera dispuesto a escucharlo sobre la buena suerte del tirano de Siracusa, Dionisio II de ostentar semejante poder y de vivir como rey entre banquetes y vino. Dionisio, aburrido de escuchar al cortesano adularlo decidió darle una lección. Le informó que iba a cambiar su posición de tirano con Damocles por un día. Recordemos que un tirano era en la antigua Grecia una persona que gobernaba de forma absoluta. Estos eran generalmente instaurados con apoyo popular. Tirano viene del griego τυραννία

Dionisio: Museo de la Magna Grecia en Siracusa
El tirano Dionisio II, según cuenta el escritor nacido en el 326 AC Timeo de Turomenio, le otorga el cambio de roles a Damocles. Este disfruta de los banquetes y de las bebidas rodeado de doncellas quienes loa atendían a cuerpo de rey, hasta que se percató que sobre su cabeza Dionisio había colocado una espada que colgaba tan solo sostenida por una crin de caballo. Repentinamente Damocles perdió el apetito, y la euforia del momento se transformó en profunda preocupación por su vida. El adulador empedernido inmediatamente desistió del banquete, de la opípara comida y del buen vino de los mejores viñedos de la isla y le rogó a Dionisio relevarlo de su posición antes que cayera la espada sobre su cabeza.

Esta es la verdadera historia de la espada de Damocles que como vemos no era tal pues su propietario era Dionisio II tirano de Siracusa.



Si te pareció interesante, te recomiendo:
LA BIBLIOTECA DE ALEXANDRIA
APOLOGÍAS Y FILÍPICAS

DAJA EDICIONES

1 comentario:

  1. muy interesante amigo Felipe, la he compartido con mis hijos.

    ResponderEliminar